Ayer fue un día grande para la empresa de coches eléctricos que ha revolucionado el sector del automovil: 22 de septiembre. Justo el día en el empezaba el otoño, Elon Musk citó a sus accionista al aire libre -y donde cada uno acudió con su propio coche, como si de un autocine se tratase- para celebrar el #TeslaBatteryDay, una festividad en la que se prometían grandes avances para la empresa de cara al futuro.

Titulares dejó, como es habitual, ya que si a Elon Musk le gusta algo son los flashes y salir en portadas. Así que sin más dilación vamos con un pequeños resumen de lo que el día de la batería de Tesla dio de sí:

Nuevas baterías

Esto es lo que más preocupa a los accionistas de Tesla y a todos los propietarios de coches en general, las baterías. Este escollo es el gran problema que tienen los vehículos eléctricos, ya que frente al vehículo por combustión nada puede hacer (ni en autonomía ni en tiempo de recarga/repostaje).

Y en esa línea Elon Musk promete estar trabajando. Concretamente lo que se comentó ayer es que las nuevas baterías sin tablas mejorarán la potencia obtenida y la autonomía. Estas nuevas baterías serán producidas por Tesla (y no por Panasonic como hasta ahora), lo que reducirá el coste por unidad y el abastecimiento.

Las baterías “sin pestaña” (Tesla está quitando la pestaña que conecta la célula con la alimentación), que Tesla llama las 4680 células, hará que sus baterías sean seis veces más potentes y aumenten la autonomía en un 16%. No es el salto que estábamos esperando en cuanto a autonomía pero sí en potencia.

El Model S Plaid costará 139.990 dólares

Por fin tenemos fecha y precio de este superdeportivo. Su autonomía será de 836 km, hará de 0 a 100 km/h en menos de 2 segundos y tendrá una velocidad máxima de 321 km/h.

Este monstruo de Tesla llegará en 2021, con las nuevas baterías, y costará 139.990 dólares. Por fin Elon Musk podrá medirse con marcas como Ferrari o Lamborghini.

No más cobalto

La idea de Tesla es eliminar el uso del cobalto en sus baterías. Musk ya dijo en el pasado que quería eliminarlo por completo pese a que ya apenas lo utilizan, aunque las baterías existentes de Tesla apenas lo usan. ¿El motivo? Que este mineral se suele extraer en condiciones que violan los derechos humanos.

Musk no ofreció una fecha para esto, pero dijo que este cambio hará que sus baterías sean significativamente más baratas. “Es absolutamente crítico que hagamos coches que la gente pueda realmente pagar”, dijo. “La asequibilidad es la clave de cómo escalamos”.

Un nuevo Tesla por 25.000 dólares

Aquí vino el bombazo del día, ya que Elon Musk prometió que con la mejora en la cadena de montaje, la reducción de costes y las nuevas tecnologías, por fin Tesla podrá fabricar un coche eléctrico por 25.000 dólares.

Si nos remontamos a cuando Elon Musk hizo por primera vez esta promesa nos toca viajar a 2018, cuando predijo que “en unos tres años” esta objetivo podría ser factible. Por lo que no debería sorprendernos ver ese coche en las calles del 2021.

Como veis el día dio para mucho y los titulares no fueron pocos. Ahora toca esperar si todo esto se convierte en realidad, que a Tesla los problemas le suelen venir a pares.