Las campañas electorales son momento de gran expectación. No por lo que digan o dejen de decir los candidatos, o por los enfrentamientos que pueda haber. Son momento de gran expectación por los memes, siempre hay memes. Algunos son ideas de los propios usuarios de las redes sociales, pero otros muchos fueron planificados por los propios políticos como forma de conseguir que hablemos y hablemos de ellos. Ya no importan los mensajes políticos, las posibles medidas. Ya no importa que hablen mal de ellos, lo que importan es que hablen.

Al final, resulta ser que les estás haciendo gratis la campaña gratuita a partidos que, encima, son contrarios a tu ideología. Aunque solamente fuera para criticar o ironizar, al final estás difundiendo ideas y dando un altavoz mayor a los partidos políticos. Claro, a ti, que sabes desde el principio de la campaña el partido que ibas a votar, no te afecta tanto. Pero otros, que no están tan seguros, ven día tras día la cara de esos políticos, les llegan esos mensajes y, al final, termina calando.

Isabel Díaz Ayuso no es solo un meme

Solo Un Meme tiene la intención de “dejar de alimentar la maquinaria de propaganda” con el objetivo de dejar de difundir memes que tengan la cara de Isabel Díaz Ayuso: “sus intervenciones, sosteniendo la piedra mientras interviene desde su escaño, posando como una virgen con gesto dolorido, no aspiran a la representación de ningún proyecto político consistente, sino a la difusión de su imagen descontextualizada en los medios de comunicación”.

Ellos lo tienen claro: para alguien no muy interesado en política, pensar en más de dos medidas concretas de Ayuso puede ser complicado, pensar en más de 5 memes suyos es mucho más sencillo. “Persigue la difusión masiva y viral de su imagen para el consumo instantáneo”, dicen en su página web. Isabel Díaz Ayuso solía llevar las redes sociales de un perro, y saber llevar las redes sociales de un perro es saber llevar redes sociales. “Marca el qué debatimos, cuándo lo debatimos y de qué manera lo debatimos”.

No les hagas caso

El Partido Popular no es el único que ha utilizado esta estrategia en la política. Albert Rivera también ha sido muy representativo con este tipo de mensajes: ladrillos, perros que huelen a leche, fotos enmarcadas en debates… Todo valía. Y en Vox también siguen este tipo de propaganda: hacer que los demás hablemos de ellos constantemente.

https://twitter.com/Barcelo_neta/status/1384503619530149888

Este vídeo, por ejemplo, también es muy ilustrativo. Esta usuaria de Twitter comenta que se mete 20 minutos a la red social y se encuentra con el famoso cartel de Vox que han colgado en la estación de tren de Sol. Si la gente no lo hubiera difundido tanto al criticarlo, ella (y probablemente otros muchos) no se hubieran enterado.

Infografía "Motivos para no darles casito a la ultraderecha en redes sociales", firmada por NO les des casito (logo redondo en circunferencias concéntricas naranjas amarillas y rojas y letras en morado)
Primera viñeta: fondo morado. Un dibujo de dos manos sostiene un móvil. A su alrededor aparecen distintos símbolos como "megusta" "retwittear" o el bocadillo de comentarios con palabras asociadas como "facha", "imbécil" o disfruta de lo votado". Una caricatura de Santiago Abascal donde pone "A Santiago le gusta esto". El texto de la infografía dice: "EL ALGORITMO, cada vez que interactúas con sus contenidos, la red social considera que son relevantes y se los enseña a más personas". 
Segunda viñeta: dividida en dos mitades triangulares. La primera mitad (fondo morado) tiene a un chico asustado, abrazándose las rodillas, rodeado de emoticonos enfadados y de palabras como "bulo" y "ataque". En la otra mitad, aparece el mismo chico, tranquilo y relajado, sosteniendo una escoba, todos los emoticonos están muertos y recogidos. Hay un cartel con diferentes opciones como denunciar, bloquear, ocultar o silenciar y el puntero del ratón está indicando bloquear. El texto de la infografía dice: "CUIDARNOS, tratar de razonar con energúmenos perjudica seriamente la salud. Exponernos al odio aumenta el miedo y puede ser paralizante".
Tercera viñeta: fondo morado, el mismo chico de antes grita asustado con emoticonos enfadados atacándole, revolotean las palabras "bulo" "ataque" "insulto". Detrás del chico se pueden ver las banderas de Cuba y Venezuela y el toro de Osborne. El texto de la infografía dice: "CONSERVAR Y AMPLIAR NUESTRO TERRENO, si dejamos que llenen de barro todo el debate, no nos quedará espacio para hablar de lo importante ni para colocar nuestros temas en la agenda pública". 
Finalmente, un último texto: "Si no les haces casito, tendrás mucho más tiempo y energía para participar en iniciativas que realmente pueden frenar a la ultraderecha". 
Como firma, para el nombre de usuario en redes sociales: @nolesdescasito

Por eso, desde la cuenta No Les Des Casito animan a eso mismo, a silenciar este tipo de conversaciones, tanto las animadas por los partidos políticos como por sus seguidores: no responder a las personas que cuestionan derechos, animan a silenciar y bloquear. Si se responde, se citan comentarios, se da pistas al algoritmo de que conversaciones y cuentas son más relevantes y, al final, más personas tienen acceso a este tipo de conversaciones, en vez de cortar de raíz el problema.

No pienses en el elefante

Por supuesto, es difícil. Cuanto más nos dicen que no pensemos en algo, que no pensemos en un elefante, más pensamos en ello, más pensamos en ese elefante. Y cuanto más nos dicen que no pensemos en Isabel Díaz Ayuso, que no difundamos sus ideas… Más difícil es. Porque, precisamente, en eso se basa su campaña. Y eso también es libertad.

¿Funciona realmente?

Sin embargo, desde las redes sociales advierten también de que este tipo de movimientos pueden no ayudar tanto como pretenden. Cuando estás hablando con Paco, con Luis o con María, personas anónimas que comentan en redes lo que creen (y que muy probablemente vayan a ignorar todos los datos fundamentados y contextualizados que puedas encontrar sobre lo que están diciendo), está bien ignorarlos, bloquearlos y denunciar aquellos mensajes más dañinos, no darles más promoción.

Con los partidos políticos eso no pasa. Los partidos políticos tienen representación en cámaras legislativas, salen en medios de comunicación y pueden hacer mítines y poner publicidad. Y lo mejor, tal y como explica Rodrigo Taramona en su vídeo, es que los demás partidos políticos, los que están en la oposición, también caen y usan sus plataformas para darles más voz. Sí, puede que también hablen de ellos mismos, pero que Iñigo Errejón haya nombrado más veces en sus redes sociales a Isabel Díaz Ayuso que a la candidata de su propio partido, Mónica García, da que pensar.