Hace 5 meses no habían mascarilla. Los hospitales se mataban por unas, el ejército también, los farmacéuticos vendían las que tenían a precios desorbitados…. ahora, en pleno agosto y con septiembre asomando, vemos como la industria se ha reinventado para ofrecernos más mascarillas que bocas hay en el mundo. Y entre toda esa oferta ahora nos llega la mascarilla de LG.

El anuncio ha sido justo antes de la IFA 2020 (otra de esas ferias que no han tenido edición presencial), y presenta la primera solución por parte de LG para la salud de sus clientes -una vez salen de casa-. Eso sí, hay muchas preguntas al respecto pese a que primero os voy a contar las características que conocemos.

[Imagen de la mascarilla de LG – Crédito: LG]

Según el anuncio de la compañía surcoreana la mascarilla PuriCare Wearable Air Purifier tendrá dos filtros de aire reemplazables (como los que llevan los purificadores de casa), dos ventiladores que serán los encargados de meter y sacar el aire, y una batería que gestionará todo esto.

La mascarilla de LG además detectará cuando estamos respirando y cuando espirando para meter o sacar aire a través de los ventiladores, por lo que podemos hablar de que la mascarilla tiene sensores repartidos por el dispositivo que gestionan su funcionamiento.

Eso sí, ahora viene lo malo. Según The Verge, revista que se ha puesto en contacto con LG, la compañía surcoreana no ha especificado su utilidad a la hora de combatir el coronavirus, ya que no han dicho qué certificados tiene ni si protege de los usuarios y a los que le rodean. Vamos a explicar esto.

[Imagen de la mascarilla de LG – Crédito: LG]

Por lo que parece, LG lo que ha hecho con esta mascarilla es lanzar una de esas que tiene sólo filtro de entrada, por lo que lo único que consiguen es proteger al usuario cuando respira, pero no filtrar su aire una vez que espiran. Estas mascarillas, pensadas sólo para personal de hospital sano, son inútiles para frenar una pandemia, ya que si una persona que no sepa que tiene el coronavirus se la pone lo único que conseguirá será exponer a los demás a sus virus, con la falsa sensación de seguridad -además- que da llevar una mascarilla.

En tiempos de pandemia debemos llevar mascarillas quirúrgicas o FFP2, ya que son las que filtran lo que respiramos y las que también filtran lo que expulsamos. Debemos protegernos a la vez que protegemos, y ahora mismo no sabemos si la mascarilla de LG lo hace. Así que, hasta ese momento, sólo nos queda deleitarnos con el bonito diseño que tiene y preguntarnos el precio con el que saldrá, pero poco más.