A día de hoy contamos con más de 40 modelos de respiradores diseñados y fabricados por “makers” de forma colaborativa, en remoto, con el único objetivo de ser un apoyo más a los hospitales y servicios de UCIs al borde del colapso.

La plataforma que hace de nexo entre todos ellos, A.I.RE, es un foro para la discusión sobre la creación de respiradores/ventiladores en código abierto. Y ayer lunes se convocó a todos los proyectos implicados e interesados en el diseño de estos prototipos en una videoconferencia.

A la llamada llegaron a sumarse más de 114 personas de todas las partes de España, y coordinados por la AEMPS (Agencia Española del Medicamento y Producto Sanitario), se resolvieron las dudas y se puso en conocimiento a los asistentes de la importancia sobre la protección y seguridad del paciente durante todo este camino. Si estás o participas en uno de esos proyectos y no estás al día aún, te recomendamos que te inscribas en su censo actualizado para estar al corriente de todo.

En cuanto a los avances, en solo una semana podemos encontrar en la web de Respiradores4all el avance de proyectos como OxyGEN (Barcelona) y ReesistenciaTeam (Oviedo), los cuales han pasado los test de hospital y están pendientes de la aprobación de la AEMPS para poder ser de utilidad sanitaria. Como novedad, se incorpora hoy martes, el proyecto Málaga respira, impulsado por profesionales de la Universidad de Málaga, que concluyeron con éxito su primer ensayo clínico.

Pero, ¿de qué depende que lleguen los respiradores a los pacientes?, la AEMPS y todos los proyectos reiteran la importancia de las vidas que están en juego. La homologación, parametrización y resistencia a la fatiga de los prototipos que se han presentado debe ser crucial. Son diseños propios, con los que la AEMPS no tiene unas guías que aplicar, al contrario que en Reino Unido, donde el propio Gobierno ha subido a su web las especificaciones que deben cumplir los ventiladores manufacturados por estas circunstancias.

¿Y porqué no hemos tenido esas especificaciones? Sería un error comparar las formas de reaccionar de cada país contando además que España y Reino Unido tiene dos sistemas sanitarios diferentes. Por ello nos centraremos en lo esencial, que la AEMPS está trabajando no en hacer unas especificaciones para ventiladores, sino en asegurar que el prototipo o los prototipos que lleguen a los pacientes sean seguros y aguanten, al menos 15 días de uso, tiempo que se supone que deberán estar funcionando sin descanso.

Mientras tanto, en Italia, siguen innovando a través de la empresa Isinnova, donde comenzaron con las válvulas que comentamos en el anterior post y ahora comparten los diseños para impresión 3D de unos apliques para las famosas máscaras de buceo, las mismas que inundan nuestras playas en verano, para crear mascarillas de emergencia para respiradores hospitalarios. Eso sí, ninguna de estas piezas dispone de homologación, pero en su caso particular se adaptan al estado de alarma que impera en el país para permitir su uso.

Es importante destacar la colaboración de empresas e instituciones, que han puesto lo que tienen para ayudar a estas iniciativas como Cooltra con el transporte, Fundación Mapfre con inversiones en todas estas medidas, Fundación Sabadell con apoyos económicos y contactos, o Renfe con el transporte a larga distancia (este domingo que ayudaron a transportar una de las piezas, de Manresa a Madrid, al proyecto de The Open Ventilator).

Se suman Hewlett-Packard, Airbus, Bosch, Seat, Volkswagen y podríamos seguir nombrándolas en un post completo agradeciendo el apoyo. No podemos olvidar a las pequeñas empresas y a las personas individuales que también están donando desde sus casas con su increíble despliegue de ayudas y colaboraciones, sacando lo mejor de nosotros para ayudar con pequeños/grandes gestos a hospitales y sanitarios.

Y en estas circunstancias es imposible no encontrarse con curiosidades, como el proyecto Folding@Home, donde puedes donar la potencia no utilizada de tu ordenador, para que puedan investigar aun más posibles curas contra el COVID-19. Marcas de aspiradores (¿cómo no se nos había ocurrido antes?) se suman a la iniciativa de los respiradores, Dyson y su prototipo CoVent:

O el apoyo de Fujitsu Fujitsu, en Andalucía, con el prototipo “Málaga respira”.

Esperamos que en los próximos días (o semanas) la AEMPS llegue a un punto común con todos esos proyectos y se centralicen los esfuerzos para que comiencen a llegar a los hospitales. Y como podemos observar, los avances semana a semana son rápidos y ojalá el resultado de este esfuerzo sean vidas salvadas, hospitales bien equipados y la satisfacción de miles de voluntarios que se han dejado la piel en estas iniciativas altruistas.