Ayer os traíamos que una empresa americana va a poner un satélite en la Luna aprovechando la órbita de nuestro planeta, y hoy lo que nos toca es hablaros del nuevo turismo que encantará a los amantes del espacio. Las estrellas cada vez están más cerca.

Los responsables de darle una vuelta de tuerca a los viajes en globo aerostático son la empresa World View Enterprises, los cuales hasta ahora se han dedicado a mandar cargas (nunca personas) a la estratosfera a través de sus globos. Y, siguiendo esta idea, lo que quieren ahora es convertir esos viajes en algo turístico.

Para ello han creado una división aparte llamada Space Perspective que tiene como planes para 2021 empezar a llevar personas a la estratosfera. Si bien el resto de empresas del sector tienen como objetivo el espacio y mandar a la gente en cohetes, la compañía de Jane Poynter y Taber MacCallum es no llegar tan alto y hacerlo en globos aerostáticos especiales.

“Volvimos a la idea de usar estos sistemas de globos de gran altitud para poder llevar a la gente muy suavemente al borde del espacio”, explicó Poynter a The Verge.

Los planes de Space Perspective es alcanzar los 100.000 pies, o lo que es lo mismo, los 30 kilómetros de altura. Si bien es cierto que eso se queda bastante lejos de lo que se considera el borde del espacio, a esa altitud los tripulantes ya tendrán una perspectiva privilegiada de la Tierra. Eso sí, no sentirán ingravidez, sólo sentirán que pesan un poco menos.

Para realizar este viaje los clientes viajan dentro de una cápsula blanca esférica llamada Neptuno, la cual tiene amplias ventanas para que las vistas sean disfrutables desde cual ángulo. El motor que eleve la cápsula será un enorme globo lleno de hidrógeno, que ascenderá a un ritmo de 19 kilómetros por hora. El aforo será de ocho pasajeros más el piloto.

Todo el vuelo debería durar unas seis horas, con dos de esas horas sobrevolando la Tierra. Ah, y hay sitio hasta para un bar dentro de la nave y con conexión Wi-Fi. El Gintonic y los selfies para Instagram están asegurados.

Los planes de la empresa es que la cápsula Neptuno sea reutilizable, con una esperanza de 1.000 usos, y que puedan conseguir lanzar 100 vuelos al año. Los precios de los billetes se situarán -en principio- en unos 100.000 dólares, que supone menos de la mitad de lo que cuestan los viajes de Virgin Galactic y compañía.

2020 ha sido un año muy malo, sobre todo para el turismo, veremos si 2021 compensa. En principio en el espacio no hay coronavirus.