La cuenta atrás ha comenzado. Siete años después del pistoletazo de salida, la misión Marte 2020 de la NASA está a punto de despegar. Aunque la ventana de lanzamiento se extiende hasta el 15 de agosto, el róver Perseverance, el protagonista de la misión, saldrá previsiblemente rumbo al planeta rojo el próximo 30 de julio. Lo hará desde Cabo Cañaveral (Florida), a bordo del cohete Atlas V-541, y aterrizará sobre la superficie marciana a finales de febrero de 2021.

El principal objetivo de Marte 2020 es investigar si el planeta homónimo albergó vida en un pasado remoto. Para ello, el róver Perseverance, ayudado por el helicóptero explorador Ingenuity, no solo buscará biofirmas, es decir, pruebas de vida microbiana extinta o existente, sino que también estudiará el entorno con el objetivo de valorar el potencial de los materiales geológicos para preservar esas biofirmas. De este modo, se podrá también evaluar la habitabilidad del planeta rojo.

Marte-2020-rover-y-helicóptero
[ Róver Perseverance y helicóptero Ingenuity. Fuente: NASA ]

Una de las funciones del nuevo astromóvil, inspirado en el Curiosity, es recoger muestras, una tarea muy valiosa como ya demostró Apolo 11. Perseverance cuenta con contenedores para almacenar una treintena de tubos de muestra que enterrará en la superficie marciana para su posible recuperación posterior en una misión de retorno de muestras. Este sería un paso necesario antes de emprender una misión tripulada.

De hecho, aunque sea una meta aún lejana, Marte 2020 contribuirá a acercar la llegada del hombre al planeta rojo, ya que analizará condiciones ambientales como el clima o el polvo, que podrían afectar a los astronautas, y pondrá a prueba tecnología factible para la futura exploración humana. Uno de los instrumentos que se probará es el llamado MOXIE, capaz de producir oxígeno puro a partir de dióxido de carbono, abundante en la atmósfera marciana. Y esto es solo un ejemplo.

Además de la tecnología para hacer mediciones climatológicas (MEDA) y la de detección de biofirmas (SHERLOC), el róver Perseverance, que pesa 1.025 kilos y mide tres metros de largo, lleva incorporado un sistema de cámaras capaz de tomar imágenes panorámicas a color y tridimensionales (Mastcam-Z-color). Asimismo, cuenta con instrumentos encargados de medir y analizar la composición química, atómica y molecular de las rocas, la superficie y el subsuelo marciano (PIXL, RIMFAX y SuperCam).

Por si fuera poco, una de las novedades de Marte 2020 es el helicóptero Ingenuity, con el que se intentará realizar el primer vuelo controlado fuera de la Tierra. Esta primera incursión aérea servirá a la NASA para estudiar la posibilidad de sobrevolar una aeronave más pesada en el cielo marciano. Además, Ingenuity, que pesa menos de dos kilos y funciona con energía solar, ayudará a planificar la ruta por la que se desplazará Perseverance, que aterrizará en el cráter Jezero, una zona rica en sedimentos por haber albergado antaño un lago.

Por delante queda todo un año marciano (687 días terrestres) durante el cual se llevará a cabo la prometedora misión, cuyo coste supera los 2.000 millones de dólares. De momento, según ha anunciado la NASA, la próxima cita es el jueves 30 de julio, fecha en la que, si todo sale bien, se retransmitirá en directo el lanzamiento.