Mascarillas, guantes, gel desinfectante, agua y jabón. Estamos preparándonos para esta nueva normalidad durante la desescalada y yo me pregunto ¿por dónde empiezo?

En España es obligatorio el uso de mascarillas en transporte público, vuelos, trenes y barcos. También si en un coche viaja más de una persona. Poco a poco van llegando a los diferentes barrios o domicilios diferentes tipos de mascarillas para ayudar a la población a cumplir con la norma. Pero ¿cuánto sabemos sobre mascarillas?

[Imagen donde se resumen los tipos y niveles de protección de las mascarillas existentes

La “labor” de la mascarilla es filtrar

El coronavirus promedio mide entre 0.06 a 0.14 micras, por ello necesitamos una mascarilla que primero proteja a los demás de nuestros aerosoles para luego poder protegernos a nosotros mismos.

[Imagen de https://h2ocoolers.com/ con la comparativa de tamaños entre diferentes bacterias o células]

Es importante diferenciar entre las mascarillas quirúrgicas: Las que filtran el aire que se exhala y que por tanto contiene los agentes, partículas, bacterias o virus que se pueden transmitir a través de la respiración hacia otras personas que están a nuestro alrededor. 

Y por otro lado, las mascarillas de protección respiratoria: filtran el aire reteniendo agentes, partículas, bacterias o virus que se inhala del exterior. Estas están homologadas por sus distintas capacidades de filtrado:

FFP1: Protege de residuos que no sean ni tóxicos, ni fibrogénicos (como polvo o aerosoles). Impide que se inhalen éstos y los olores molestos.

FFP2: Impide que inhalemos partículas finas o fluidos tóxicos de polvo, aerosoles y humos. Protege de virus gripales.

FFP3: 98% de eficacia de filtración mínima, 2% de fuga hacia el exterior. Actúa contra distintos tipos venenosos y tóxicos de polvo, humo y aerosoles. Es eficaz contra bacterias, virus y esporas de hongos.

[Imagen resumen de tipos de mascarillas y su nivel de protección]

Las FFP2 y la FFP3 equivalen a la N95 (mascarilla homologada que recomienda la Organización Mundial de la Salud (@WHO​) para el coronavirus.

Y abrimos con esto otro apartado muy interesante sobre las famosas N95. Las mascarillas N95 y las quirúrgicas están hechas de una “tela no tejida”. A diferencia de nuestra ropa, si la pones en el microscopio vas a ver fibras comprimidas. Esto no es casualidad, es de hecho un diseño muy inteligente que nos permite tener diferentes mecanismos de captura de las partículas.

¿Por qué se llaman N95? Los N95 pueden filtrar el 95% de las partículas <0.3 micras siempre y cuando estas sean no-aceitosas (de ahí la “N” de No). Por cierto, una KN95 certificada es lo mismo que una N95, pero KN indica que proviene de China. Las mascarillas KN95 y N95 se pueden esterilizar y reusar con seguridad.

¿Cómo funciona una mascarilla?

Hablar, estornudar, o simplemente suspirar. Todo emite partículas aunque no las veamos y se dispersan a grandes velocidades desde nuestra boca y nariz. Y de ahí la importancia de éstas.

Para evitar que infectemos a todo el mundo, las mascarillas se caracterizan por la composición de capas o disposición para su acción “filtrante” de partículas.

Estas partículas (como el coronavirus y muchos otros virus) se capturan en el filtro de las macarillas por los siguientes mecanismos:

Inercia: afecta a las partículas de mayor tamaño. Choca contra la fibra ya que por peso tiende hacia la línea recta.

Intercepción (electroestático): la partícula sigue una línea de flujo y entrará en contacto con la fibra siempre que su radio sea mayor que la distancia entre la fibra y dicha línea.

Difusión: debido al movimiento browniano (fijaros en el movimiento de los puntos rojos que encontramos en el gif de abajo), el cual implica una trayectoria errática.

[Gif que explica el movimiento browniano]

Consejos de uso, según la OMS

Se recomienda un uso racional siguiendo una serie de consejos sobre cómo usar este producto sanitario (que mucho me temo debemos aprendernos de memoria):

  1. Antes de ponerse una mascarilla, lavarse las manos con un desinfectante a base de alcohol o con agua y jabón.
  2. Cubre la boca y la nariz con la mascarilla y asegúrate de que no haya espacios entre su cara y la máscara.
  3. Evita tocar la mascarilla mientras la usas; si lo haces, lávate las manos con un desinfectante a base de alcohol o con agua y jabón.
  4. Cambia de mascarilla tan pronto como esté húmeda y no reutilice las mascarillas de un solo uso. 
  5. Para quitarse la mascarilla: quítatela por detrás cogiendo de las gomas (no toques la parte delantera de la mascarilla); tirala inmediatamente en un contenedor cerrado; y lávate las manos con un desinfectante a base de alcohol o con agua y jabón.

Fabricación de mascarillas

Antes de comentar sobre la fabricación casera de mascarillas, quiero dejar las especificaciones del Ministerio del Interior como guía indispensable para seguir sus indicaciones e insistir en que este tipo de mascarilla te ayuda a proteger a tu entorno de las partículas que emites no al revés.

Si llegados a este punto hemos decidido fabricarnos en casa nuestras propias mascarillas higiénicas, debemos tener muy en cuenta el tipo de materiales y sus niveles de filtrado. Los más filtrantes por orden de mayor a menor son los siguientes: bolsa de aspiradora (86% de efectividad), paño de cocina (73%), mezcla de algodón y poliéster (70%), funda de almohada antimicrobiana (68%), lino (62%), funda de almohada (57%), seda (54%), camiseta 100% de algodón (51%) y bufanda (49%). Teniendo luego en cuenta luego lo que se llegue a amoldar a nuestros rostros.

Si os interesa ponernos manos a la obra os dejo sitios como el de Asunción Domínguez o toda la información y pautas de la mano de trendencias.

Para conocer como debes re-esterilizarlas te recomendamos el post de “Cómo desinfectar mascarillas, ropa, zapatos y tu Satisfyer” sobre como cuidar las mascarillas.