El futuro es un lugar donde la imaginación puede intentar dar lo mejor de sí y, aún así, no llegaría a acercarse a lo que de verdad está por llegar. La noticia de hoy es muestra de que lo que está por venir no lo podíamos haber visto ni teniendo una bola de cristal.

La protagonista de la noticia es Mastercard, uno de los gigantes del sector financiero y famosa por sus tarjetas de crédito, ya que ha salido a la luz algunos de los planes que tiene de cara al futuro para mejorar sus servicios y son algo fascinante… a la vez que perturbador.

La compañía con sede en New York le comentó a la revista MarketWatch que cada persona tiene un modo de andar único y que, su intención, es utilizarlo como parte de los datos biométricos de sus clientes como futuras formas de pago.

Mastercard formas de pagar andar biometricos latidos venas

Y como bien pone arriba, esta sería una de las nuevas formas de pago, en plural, ya que la intención es utilizar diferentes datos biométricos como son la forma de la cara, el latido del corazón, la disposición de las venas, etc. Todos estos elementos podrían convertirse en el PIN de nuestra tarjeta de crédito del futuro.

Ajay Bhalla, presidente de soluciones cibernéticas y de inteligencia de Mastercard, decía en una entrevista que: “Estamos trabajando con organizaciones de transporte para que los usuarios sean identificados por su cara o su forma de andar. La forma en que sostienes el teléfono, el oído que usas y la forma en la que tus dedos tocan los botones, todo eso es único. Hemos estado probando el latido del corazón, la tecnología de las venas, y la forma en que la gente camina.”

El desarrollo de sistemas de pago seguros que ofrezcan velocidad y seguridad es el gran desafío de los bancos y los proveedores de tarjetas de crédito, ya que los estafadores están utilizando una tecnología cada vez más sofisticada para asumir la identidad de los clientes, y los proveedores están buscando soluciones para ir un paso por delante.

Mastercard formas de pagar andar biometricos latidos

Este problema es tal que la Oficina Federal de Investigación de EEUU elaboró un informe hace unos días que revela que se han perdido hasta 3.500 millones de dólares por presuntos delitos en internet durante el último año, y se llegaron a las 467.361 denuncias.

Esta ingente cantidad de dinero perdido año tras año -por culpa de las fallas de seguridad y de lo débiles que son las medidas de seguridad actuales- es la principal motivadora de las compañías financieras, que ven en las nuevas tecnologías un refugio donde parar esta sangría de millones.

Sin duda el futuro que nos espera es aún más impresionante de lo que jamás llegamos a pensar y, si bien parece un lugar más seguro y más cómodo, no sé bien como sentirme al saber que mi banco tendrá y usará mis datos biométricos.