El biólogo evolutivo británico, Richard Dawkins, acuñó el término “meme” en 1976. Dawkins definió el meme como el equivalente social a un gen, la unidad más pequeña e irreductible de información y transferencia cultural. Además, el biólogo comparó el proceso por el cual los memes sobreviven y evolucionan de la mano de la cultura como la selección natural en la evolución biológica. 

En 2020 los memes han demostrado que su integración en la cultura popular es una realidad absoluta (tu abuela sabe lo que es un meme y mi padre los hace con el photoshop del móvil) gracias a Twitter, WhatsApp y especialmente en Facebook, donde los grupos se usan en su mayoría para compartirlos. Quedan muy lejos aquellos años en los que para encontrar memes había que rascar en los abismos de 4chan, Reddit o Cuánto Cabrón y en los que los memes más “simplones” y descifrables eran los que sobrevivían frente a aquellos que eran más complejos.

Si bien los memes siempre han sido algo anónimo que parece “brotar” de Internet de manera espontánea porque nadie ha reclamado su autoría ni había plantado una marca de agua en ellos para evitar plagios, la cosa ahora es algo distinta. En los últimos años (pongámosle dos) ha nacido una escena en Instagram de “artistas del meme” (que me perdonen por usar esta acepción, pero no se me ocurre otra mejor) que buscan algo más que hacer una gracia simple y a los que sí les importa la autoría, aunque en la mayoría de los casos su identidad real es completamente anónima.

He contactado con algunos de los creadores de memes más potentes y vesicantes de la escena actual en España y les he hecho a todos las mismas preguntas para saber si realmente existe una escena y cuál es, según ellos, la situación actual de la misma.

“Los memes son el discurso real de la sociedad”, @GreyTrash

Grey Trash lleva dos años alternando su trabajo como ejecutivo de cuentas en una agencia con la tarea de crear videomemes bañados de vaporwave, de esos que te vuelan la cabeza. Dice que le parece más interesante la escena de memes actual que la que había hace un año. “Cuando yo empecé hace dos años lo que había era cuentas de memes con un volumen de seguidores altísimo, pero también había cuentas que se duplicaban en contenido, que hacían spam, etc. Esa escena se quedó estancada porque iba en sintonía con la escena del trap”.

“Comparado con la escena anterior la actual escena es más intelectual, mas politizada y targetizada. Cada público tiene sus cuentas de memes dedicadas”

 Grey Trash me cuenta que empezó haciendo montajes fotográficos cutres con el móvil y que empezó en esto de los memes porque seguía páginas de vaporwave y pensó que estaría guay españolizar el concepto, así que se hizo una cuenta en Facebook y después pasó a Instagram.

Dice que los memes son para él la esencia de lo que significa la cultura de Internet, que va generando una semiosis sin que las marcas intervengan y que es sin duda de lo más relevante que se hace ahora mismo a nivel cultural. “Los memes son el discurso real de la sociedad”, dice, y no le falta razón.

Los memeros favoritos de Grey Trash son Political Moods, Derribos y Deconstrucciones, Neuraceleradísima y Policía del afecto, a tres de los cuales también he entrevistado.

“Me jode que todo lo costumbrista sea cosa de pobres”, @Derribosydeconstrucciones

Derribos y deconstrucciones dice que siempre ha estado en Internet, socializando en Forocoches y Mediavida. A través de 4chan empezó a entrar en el mundo memes y comenzó a crearlos con una cuenta de Facebook con memes muy básicos. Después hizo una cuenta de memes de Sevilla en Facebook con unos amigos en una época que no tenía mucho trabajo, ahí nació Derribos y deconstrucciones.

Él cree que los memes son un fenómeno que acaba de nacer y que la gente de a pie ya ha comenzado a entender y a formar parte del mainstream, aunque considera que es una corriente cultural que ha llegado para quedarse.

“A nivel de inspiración toco los temas que me interesan como temas de actualidad, filosofía o satirizar situaciones cotidianas. Me gustaría hacer que la gente piense y reflexiones, romper con las prenociones y exponer nuevas ideas. Por ejemplo me jode que todo lo costumbrista sea cosa de pobres, porque en realidad el costumbrismo está en todas partes”. 

Tiene claro que si bien es cierto que hay muchas cuentas que hacen shit posting puro y duro con un nivel de audiencia que no se puede negar, hay una escena clara con cuentas que hacen narrativas con memes como Rompiendo España, Santa Fe o, la ya inexistente, Spanish Starter Pack.

“Hay mucha gente que se ha querido apuntar a la movida y no hacen más que endogamia”, Carlos Aka @SpanishStarterPacks

Carlos, la cabeza pensante de 23 años que creo la popularísima cuenta spanish starter packs, es para mí, el Cecilio G de los memes. Me cuenta que dejó de hacer memes en Navidad “porque la cuenta se convirtió en un trabajo”. Dice que “los memes están quemados, se ha hecho una escena que se ha autodestruido y que los memeros son como los nuevos tuiteros”.

“Hay mucha gente que se ha querido apuntar a la movida y no hacen más que endogamia”, dice. Además no considera que crear memes sea algo por lo que haya que cobrar dinero, hacerse un Patreon o considerarse un creador de contenido. “Algún día quiero volver y meter el contenido que borré de la cuenta en una web, pero paso de Instagram”.

“La cultura de los memes está calando más en gente joven que Broncano”, @Policíadelafecto

Álvaro, @policíadelafecto, lleva seis meses haciendo memes. Este profesor de la universidad de Sevilla considera que los memes en el contexto de Instagram han adquirido un significado distinto. “Instagram es una especie de repositorio y desde hace dos años ha entrado la idea de autoría, siendo una forma de expresión artística y cultural, algo muy distinto a los orígenes de los memes en 4chan que es mucho más anárquico”.

“Hoy en día hay cuentas de memes que son cuentas de autoficción, en la que hay un artista que está performando su imagen. Dentro de la idea de artista y autoría hay muchos formatos: ahora mismo hay gente que sigue un guion, una narrativa, luego hay gente como Neuraceleradísima que lo usa para hacer un análisis con textos super interesantes.

“Yo creo que hay una escena, no un colectivo o un movimiento artístico. Tenemos grupos de WhatsApp y de Instagram en las que compartimos cosas. Incluso hacemos covers de otras cuentas, o sea que existe un diálogo. El tema es que el mundo de los memes se ha sacado un poco de contexto. Instagram es un sitio bueno y malo a la vez; puedes expresarte, pero el algoritmo te jode porque te obliga a subir contenido constantemente para poder tener visibilidad. Esto hace que el contenido de la gente pierda calidad, porque es muy complicado sacar muchas cosas buenas muy rápido”.

“En los últimos meses han aparecido muchas cosas nuevas que están petándolo todo. Creo que la cultura de los memes está calando más en gente joven que Broncano porque tocamos temas que les importan como la política o el género”.

Para Álvaro hay una escena clara y decir que está cayendo es un error. “Creo que esta gente trabajará algún día en medios digitales o en producción audiovisual”. Uno de sus memeros favoritos también es el mío: Concurseitti.

“Mi memero favorito es Don Mariano Rajoy Brey”, @Concurseitti

Para Concurseitti los memes son algo para pasar el rato, tanto para el que los hace como para el que los ve. Dice que en el mejor de los casos es “mero costumbrismo visual” y en el peor “una imagen sin gracia”.

A Concurseitti la inspiración para los memes le viene de cuentas de imágenes históricas en Twitter, que a veces según qué testimonios históricos “parecían coreografías hechas ex profeso para adecuarse a memes costumbristas de décadas futuras”.

Dice que lo de “escena” implicaría meterse en el eterno debate sobre qué es escena, qué fines pecuniarios hay tras quienes deciden que tal cosa existe y todos los que se suscriban a ella por lo que prefiere dejarlo en que “hay muchas personas haciendo memes y las cuentas se retroalimentan entre ellas”.

“En caso de que la hubiere, considero que han de sindicarse y mejorar las condiciones entre creadores de memes y usufructuarios, dicho esto último en serio, puesto que no poca gente le está haciendo labores creativas y de contenido de forma gratuita a pequeñas y medianas empresas además de grandes corporaciones. Que para cuando una empresa llega a un meme el factor gracia de este es residual o extinto de pleno, sí, pero eso no quita que ya que gusta predicar tantísimo con el compromiso social por parte de las empresas tuvieran el decoro de apoquinar o retribuir de alguna forma. Que seguro que la hay”.

Cuando le pregunté por su memero preferido no hubo titubeos: “obviamente es Don Mariano Rajoy Brey, quizá más próximo a razonamientos dadaístas que puramente semióticos si consideramos “lo meme” no sólo como un lo que sea audiovisual que viene de una edición previa y susceptible de infinidad de re-ediciones/mutaciones posteriores, cualquiera que le conozca en su faceta pública diría que semejante dios no comparecía en calidad de afiliado a un partido, jefe del ejecutivo o registrador de la propiedad marchando a sus quehaceres: Mariano daba la impresión de ser un terrorista cultural que creaba memes con cada una de sus alocuciones y daba asistencia a que otros los generasen ya sólo con su estar ahí, con su percha, con sólo hacer no hacer nada.

“A través del humor se puede señalar el absurdo de ciertos posicionamientos políticos”, @Neuraceleradísima

Neuraceleradísima empezó en agosto del año pasado después de un tiempo dándole vueltas a la idea de crear contenido político que pudiera alcanzar públicos más amplios que los artículos sobre teoría política que solía escribir antes. “Me frustraba la sensación de que toda la producción teórica que algunos estábamos haciendo en medios muy especializados, por muy interesante y necesaria que me pareciera a mí, realmente no estaba llegando a nadie fuera de nuestra burbuja. Así que empecé a pensar en el formato adecuado para hablar de algunos temas que ya había tratado en artículos teóricos: renta básica universal, populismo, patriotismo democrático, plurinacionalidad, feminismo, etc. El trabajo de divulgación de Alán Barroso me convenció de que había público en Instagram para hacer contenido político que llegara a mucha gente. Y. finalmente, cuando descubrí cuentas de memes como @derribosydeconstrucciones, @zorras.regular, @han.freewifi y @lapicarajustina, me di cuenta de que los memes eran el mejor formato para sintetizar ideas teóricas y volverlas virales, que era precisamente lo que estaba buscando”

Dice que aunque otros creadores hagan más hincapié en el aspecto puramente humorístico o en el artístico de los memes para él son “fundamentalmente una forma de hacer política, de dar la batalla cultural”. “Los memes, como todos los productos culturales, ofrecen herramientas para darle sentido a lo que nos pasa como sociedad: definen cuáles son los actores políticos, quiénes son “los buenos”, quiénes son “los malos”, cuál es el marco desde el que debemos entender los acontecimientos de actualidad, etc. A través del humor se puede señalar el absurdo de ciertos posicionamientos políticos mucho mejor que con decenas de páginas de un paper académico, y además llegar a muchísima más gente. Pero en cualquier caso, para mí el humor o la estética en un meme siempre está subordinada a la idea de visibilizar un discurso político concreto”.

Neuraceleradísima cree firmemente que hay una escena española de memes muy productiva, muy heterogénea y en general comprometida políticamente. “Como decía antes, hay muchos estilos, y algunos potencian más el componente humorístico, otros el estético, y otros como yo hacen propaganda política descaradísima, pero siempre en un entorno de creatividad colectiva enorme. Cada uno tiene un estilo particular, pero es muy frecuente que nos apropiemos de las ideas vistas en otras cuentas, que abordemos a la vez ciertos temas desde diferentes enfoques, que exprimamos un acontecimiento sobre el que hacer humor hasta que ya no queden chistes posibles por hacer, etc”.

A pesar de que me dejo fuera a nombres importantes como el de @culomala, @chraetianflores, @nuestra.espanita, @sntf y tantísimos más, las conclusiones son claras: la escena post memera existe y es clave como vehículo cultural y de propagación del pensamiento crítico, aunque sí, quizás esté mutando como hizo el trap primigenio al convertirse en pop.