Tras salir del aislamiento social y empezar a recuperarse de la crisis del coronavirus, China se ha convertido en la bola de cristal a la que nos acercamos para intentar averiguar qué será de nosotros tras la cuarentena. Uno de sus presagios es una buena noticia para los abogados y mala para el amor: las parejas se están divorciando en masa.

El divorcio fue tabú en la cultura china y, aunque desde hace una década la cifra ha ido subiendo, tras el confinamiento las cifras de las solicitudes se han disparado.

Divorcios en China se han disparado

La alarma saltó cuando la ciudad china de Xi’an, capital de la provincia de Shaanxi, informó el 1 de marzo de que había recibido un número desproporcionado de solicitudes según The Global Times, un periódico chino en lengua inglesa.

La mayoría de las solicitudes las hacen mujeres y, aunque no se puede asegurar, es posible que se deba a la cuarentena o la violencia doméstica. Según el Financial Times esto se ha extendido a más de 12 ciudades que han informado de un auge en el número de peticiones de divorcio. Una de ellas, Qianjiang, es la que registra más denuncias de violencia doméstica en la provincia de Hubei. Este año recibió 85 en enero y 83 en febrero, casi el doble de denuncias si se comparan con las 43 y 47 del año anterior.

Divorcios en China se han disparado sobre todo las mujeres

Por otro lado, algunos casos parecen haberse debido a un calentón por hacer pasado tanto tiempo encerrados juntos. Un funcionario dice que cuando advirtió a las parejas de que el tiempo de espera podría prolongarse debido a la cantidad de casos, algunas parejas decidieron retirar la solicitud. Algunos, dice, incluso se apresuraron a casarse de nuevo mientras su certificado de divorcio se estaba imprimiendo.