En 2004 George Lakoff publicó “no pienses en un elefante”, un libro en el que analizaba las estrategias mediante las cuales la derecha norteamericana conseguía dominar el discurso político y ganar las elecciones. En España está ocurriendo algo parecido y Ayuso es, probablamente, la persona que mejor ha sabido capitalizar esta estrategia.

En este vídeo de poco más de 10 minutos intento resumir los motivos por los que la derecha consigue atraer a los votantes naturales de la izquierda (la clase obrera y algún sector liberal moderado) y a gran parte de los indecisos.

Usando técnicas publicitarias como la mención constante, convertirse en el top of mind, el control de las redes sociales y otras políticas como el lenguaje orwelliano, la derecha está dominando el discurso dejando a la izquierda como mero altavoz de sus ideas mientras lidera el debate.

Los 5 puntos clave

Mediante think tanks y medios afines, la derecha consigue enmarcar sus ideas de una manera más efectiva y fácil de contagiar, arrastrando en muchas ocasiones a la izquierda a su propio terreno, donde la primera lidera el debate.

El lenguaje orwelliano, la apropiación de la palabra libertad, las técnicas marketinianas de la publicidad, el ataque al indeciso y la creación de una conversación paralela más cómoda para la candidata del PP (hablar de hostelería cuando todo el mundo habla de virus, muertes y contagios) la convierten en una especie de líder rebelde que consigue desmarcarse y hablar de lo que las aspiraciones de la gente y no de sus miserias.

Mientras tanto, la izquierda…

La izquierda en cambio se dedica a hacerle la promoción gratis. Analizando cuentas de Twitter de izquierdas, incluyendo las del mismísimo Iñigo Errejón, vemos como estas mencionan a la candidata muchas más veces que a candidatos afines como Monica García o Ángel Gabilondo.

En el caso de el diputado de Más Madrid la diferencia es de más del doble de menciones a Ayuso que a Mónica García a la cual ha empezado a mencionar con frecuencia una vez han entrado en campaña para las elecciones del 4M.