Actualización: Ya es oficial, Nvidia ha comprado a ARM por 40.000 millones de dólares. Si bien la compra se ha hecho efectiva y el negocio está cerrado, falta que la operación sea apruebada por parte de las principales entidades reguladoras de la competencia a nivel internacional. Algo dentro de la más absoluta normalidad cuando empresas tan grandes se compran entre sí.

Mientras que en la Cámara de Representantes de Estados Unidos tienen a los mayores CEOs del mundo por, supuestamente, saltarse la ley antimonopolio, la compañía de tarjetas gráficas Nvidia está a punto de hacerse con ARM, el diseñador de microchips británico que domina el mercado móvil. O lo que es lo mismo, un movimiento muy gordo.

El encargado de soltar la liebre fue el The Wall Street Journal, periódico económico que a mediados de mes ponía en portada que SoftBank -empresa japonesa que hace unos años compró por 31 mil millones de dólares el conglomerado inglés que es ARM- estaba pensando en venderla al mejor postor.

[Render no oficial de las nuevas tarjetas gráficas de Nvidia]

Pues bien, ahora, unas semanas más tarde, ha sido Bloomberg quien ha revelado que la compañía que mejor posición tiene para hacerse con ARM no es otra que Nvidia, empresa americana famosa en el mundo de la tecnología por sus tarjetas gráficas. En el sector de la informática son tan famosos como Intel o AMD, para quien no la conozca.

Pero… ¿Quién es ARM y por qué alguien querría comprarla? Pues bien, ARM es una multinacional con sede en Reino Unido que se dedica al diseño de microchips desde 1990. Y es muy importante en el sector tecnológico ya que es quien da vida a casi todos los smartphones y tablets del mundo, debido a que es su arquitectura la que utilizan los procesadores de estos dispositivos para poder funcionar.

[Imagen de colaboraciones pasadas entre Nvidia y ARM]

Debido a su importancia actual y a su posición estratégica de cara al futuro -la arquitectura ARM no ha dejado de ganas importancia en los últimos años y se espera que siga así-, la compañía líder de tarjetas gráficas ha decidido dar el paso, aunque para ello haya tenido que ofrecer a SoftBank unos 32 mil millones de dólares.

Según fuentes cercanas esta negociación está bastante avanzada y sería cuestión de tiempo que se lleve a cabo la compra. Si esto ocurriese estaríamos ante uno de los movimientos más importantes del mundo de los microchips. Estaremos atentos para ver si esto se queda en que Nvidia está muy cerca de comprar ARM o de si, finalmente, la compra.