Una de las preguntas clave en estos tiempos y que plantea respuestas diferentes es la de ¿cuál es la distancia de seguridad idónea a la hora de salir a la calle durante la desescalada?

En los países en los que ya se ha iniciado caminar, correr e ir en bicicleta son actividades bienvenidas.

Según el Gobierno español, la recomendación de la distancia de seguridad es de mínimo 1,5 metros. Sin embargo, siguen recordando lo importante que es evitar las aglomeraciones en los lugares más concurridos para evitar un repunte de contagios.

Según un estudio realizado por la Universidad Tecnológica de Leuven (Bélgica) y la TU Einhoven (Países Bajos) la regla de distanciamiento social de entre 1 y 2 metros que la mayoría de países aplican parece eficaz cuando se está en reposo en interior o exterior con poco viento, pero esta misma la ponen en tela de juicio cuando se trata de salir a pasear o practicar deportes como correr o ir en bicicleta ya que, según este estudio, no es recomendable practicarlos en compañía ni cerca de otros deportistas.

“Si alguien exhala, tose o estornuda al caminar, correr o andar en bicicleta, la mayoría de las microgotas quedan atrapadas detrás del corredor o ciclista. La otra persona que corre o hace un ciclo justo detrás de esta persona líder en el slipstream luego se mueve a través de esa nube de gotas “, dice Bert Blocken, profesor de ingeniería civil en la Universidad Tecnológica de Eindhoven y KU Leuven.

¿Qué es el Slipstream?

Se trata de una región detrás de un objeto en movimiento (en este caso un corredor o ciclista) en el que una estela de fluido (partículas de saliva) se mueve a velocidades comparables al objeto en movimiento, con relación al fluido ambiente a través del cual se mueve el objeto.

“A los ciclistas les gusta posicionarse en la corriente de otros para reducir su resistencia al aire. Pero alguien que camina o corre también tiene esa corriente. Hemos visto que no importa cómo se forme esa zona, las gotas terminan en esa corriente de aire. Así que es mejor evitar ese deslizamiento”, dice Blocken.

Los investigadores llegaron a esta conclusión gracias a la creación de un modelo que normalmente se usa para mejorar el nivel de rendimiento de los atletas, ya que permanecer en cada una de las corrientes de aire es muy eficaz.

Simulando la aparición de partículas de saliva de las personas en movimiento (caminar y/o correr) y desde diferentes posiciones (una al lado de la otra, diagonalmente detrás de otra y directamente detrás de otra) se observa que durante la Covid-19 la recomendación es justo la contraria: mantenerse fuera del torbellino.

“Las personas que estornudan o tosen esparcen las gotas con mayor fuerza, pero también las personas que sólo respiran dejarán partículas detrás […] Al correr a través de esa nube todavía pueden aterrizar en tu ropa” asegura el profesor Bert Blocken.

Las simulaciones realizadas por el equipo de investigación muestra que este distanciamiento social juega un papel menor para dos personas que caminan juntas en un clima tranquilo, porque las gotas terminan detrás del dúo. Aquellos que se mueven en una disposición escalonada también tienen menos probabilidades de atrapar gotas de saliva del predecesor, al menos cuando no hay vientos cruzados sustanciales.

Basándonos en los resultados, los científicos aconsejan mantener una distancia de al menos cuatro o cinco metros detrás de la persona líder mientras camina en la “pista de deslizamiento”, diez metros cuando corre o monta en bicicleta a velocidad de paseo y al menos veinte metros cuando corre a gran velocidad o va rápido en bicicleta. Para adelantar a alguien también se recomienda una disposición escalonada desde una distancia bastante amplia (20 metros en bicicleta) para poder adelantar con seguridad y en línea recta.

Este estudio nos aporta información relevante para aumentar nuestra seguridad frente al virus. Al fin y al cabo de lo que se trata es de mantener las distancias de seguridad para mantenernos todos seguros y evitar repuntes que nos hagan retroceder al punto de partida inicial de la pandemia.

Artículo original: Bert Blocken, Fabio Malizia, Thijs van Druenen, Thierry Fuente: Belgian Flemish Newspaper “Het Laatste