Si el mundo del cine tiene los Óscar, el de la ciencia tiene los Premios Breakthrough, unos de los premios científicos más importantes del mundo. Aunque la ceremonia de entrega de la edición de este año tendrá que esperar hasta marzo de 2021 por la pandemia, ya conocemos a los premiados, un grupo de investigadores muy diversos cuyos logros van desde la creación de nuevas proteínas hasta el desarrollo de instrumentos para desentrañar la energía oscura, pasando por la localización del instinto paternal en el cerebro de los ratones, entre otros.

El origen de estos Óscar de la ciencia, que compiten con los Nobel en términos de reconocimiento, es curioso. Fueron creados en 2012 por ocho multimillonarios: Sergey Brin y Anne Wojcicki, cofundadores respectivamente de Google y 23andMe; Priscilla Chan y Mark Zuckenberg, creador de Facebook; Julia y Yuri Milner, inversor ruso-israelí; Jack Ma, dueño del grupo Alibaba, y Pony Ma, fundador de Tencent. Los emprendedores se unieron para crear los Premios Breakthrough con el objetivo de ayudar económicamente a los investigadores, elevar el prestigio de la ciencia e inspirar a las próximas generaciones.

Cada año estos benefactores conceden hasta seis Premios Breakthrough, cuatro en la categoría de ciencias de la vida, uno en la de física fundamental y otro en la de matemáticas. Estos galardones se conceden a investigadores veteranos y van acompañados de un premio económico de 3 millones de dólares, cantidad que triplica la otorgada en los Nobel. Además, también se recompensa el trabajo de investigadores que comienzan su carrera con seis Premios New Horizons y tres New Frontiers Maryam Mirzakhani de 100.000 y 50.000 dólares cada uno, respectivamente. De este modo, en total este año se han otorgado 18,75 millones de dólares.

Y los ganadores de los Premios Breakthrough 2021 son…

David Baker, por diseñar nuevas proteínas

El bioquímico David Baker, de la Universidad de Washington y del Instituto Médico Howard Hughes, ha sido premiado por desarrollar el software Rosetta, una tecnología que permite diseñar proteínas sintéticas desde cero. De este modo, podrían diseñarse nuevas sustancias que sirvan para tratar enfermedad o incluso para crear nuevos materiales. De hecho, el equipo de Baker ya ha diseñado una molécula capaz de inhibir el SARS-CoV-2, lo que podría conducir a un potencial tratamiento para la COVID-19.

Catherine Dulac, por localizar el instinto paternal en ratones

Identificar en el cerebro de los ratones el circuito neuronal asociado con la crianza le ha valido a la neurobióloga francesa Catherine Dulac, de la Universidad de Harvard, un premio Breakthrough. A finales del siglo pasado, Dulac descubrió que tanto los machos como las hembras tienen el mismo circuito neuronal, es decir, que el cerebro de machos y hembras está organizado de la misma manera, algo completamente contrario al dogma imperante en aquel momento.

La diferencia de comportamientos hacia las crías no se debe a la organización cerebral, sino a una proteína llamada galanina, que es “como un interruptor de encendido y apagado para la crianza”. Por eso, aunque suelen ser los ratones hembra los que cuiden instintivamente de los ratones más jóvenes –los machos suelen atacarlos–, un macho también puede cuidar de su descendencia si sus hormonas activan el circuito correspondiente.

Dennis Lo, por diseñar unas pruebas genéticas prenatales no invasivas

El investigador de la Universidad China de Hong Kong Dennis Lo ha sido premiado por descubrir que el ADN del feto está presente en la sangre materna, lo cual le ha permitido desarrollar pruebas genéticas prenatales no invasivas más seguras. Dennis Lo ya desarrolló en 2008 una prueba no invasiva para detectar el síndrome de Down y actualmente está trabajando en otras aplicaciones como la detección de cáncer.

Richard Youle, por su trabajo en la enfermedad de Parkinson

El mal funcionamiento de las mitocondrias, encargadas de generar energía, en las neuronas puede ser fundamental en el avance de la enfermedad de Parkinson. Richard J. Youle, investigador del Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos y del Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares de Bethesda (Maryland), observó que, al contrario de lo que ocurre en las células normales, en pacientes con una forma hereditaria de la enfermedad, una mutación genética impedía que las mitocondrias dañadas se eliminasen, un hallazgo que abre la puerta a una nueva vía terapéutica.

El Eöt-Wash Group, desentrañando la energía oscura

Los físicos Eric Adelberger, Jens H. Gundlach y Blayne Heckel, de la Universidad de Washington, han sido premiados por crear unos instrumentos muy sensibles capaces de esclarecer los misterios de la energía oscura y de la gravedad. Han probado, por ejemplo, que la ley de la gravedad de Isaac Newton todavía se mantiene, incluso a escalas de sólo 52 micrómetros.

Martin Hairer, por su trabajo en el análisis estocástico

El logro del matemático inglés Martin Hairer, del Imperial College de Londres, ha sido desarrollar unas “estructuras de regularidad” para resolver ecuaciones diferenciales parciales estocásticas, un tipo de ecuaciones que describe cómo la aleatoriedad provoca desorden en procesos como el crecimiento de un incendio forestal, la agitación de una taza de té o el discurrir de una gota de agua por un tejido.