Martine Rothblatt, nacida Martin, es una de las figuras más singulares de la tecnología internacional. Una de las mujeres CEO mejor pagadas del mundo, fundadora de un movimiento tranhumanista además de empresas multimillonarias y en el proceso de crear una ginoide (androide femenino) a imagen y semejanza de su esposa Bina, Rothblatt ocupa nuestro “quién es…? de hoy.

Martin Rothblatt nació en 1954 un barrio obrero de Chicago y se crió con su familia judía en la zona de San Diego, California. Martín comenzó por revolucionar su casa dejando la universidad para viajar por toda Europa hasta llegar a la estación de seguimiento de la NASA en las Seychelles.

Ese verano encontró su verdadera pasión, el mundo de las telecomunicaciones. Por ello regresó a la Universidad de California para terminar graduándose en 1977 -summa cum laude en estudios de telecomunicación- con una tesis sobre los satélites internacionales de transmisión directa.

En su época universitaria, se unió al plan “High Frontier” de Gerard K. O’Neill, una simulación para la colonización del espacio. Rothblatt se convirtió posteriormente en un miembro activo de la Sociedad L5 y de su afiliada del sur de California, la Organización para el Avance de la Industrialización y Asentamiento Espacial (OASIS).

[Imagen de google]

Durante esa época, en 1979 conoció en una discoteca a una chica afroamericana, Bina Aspen, y no descansó hasta conquistarla. Martin y Bina se casaron (Bina se convirtió al judaísmo y Martin posteriormente cambiaría de género) y, con el paso del tiempo, se convirtieron en orgullosas madres de cuatro hijos.

Compaginando familia, trabajo y estudios, continuó su carrera universitaria graduándose en Derecho en 1981 y fue contratado por el bufete de abogados de Covington & Burling en Washington, D.C. para representar a la industria de la radiodifusión televisiva ante la Comisión Federal de Comunicaciones en las áreas de los satélites de transmisión directa y las comunicaciones de espectro ampliado.

La carrera espacial

Por si fuese poco, un año después en 1982, se fue a estudiar astronomía en la Universidad de Maryland, College Park, pero pronto fue contratado por la NASA. Más tarde ese año también fue contratado como vicepresidente por Gerard K. O’Neill (el autor de High Frontier que comentábamos un poco más arriba) para manejar los asuntos comerciales y regulatorios de su recién inventada tecnología de navegación satelital, conocida como el Sistema Geostar.

[Imagen del El cilindro de O’Neill. Imagen: Internet]

Rothblatt es responsable del lanzamiento de varias empresas de satélites de comunicaciones. En su calidad de abogado y empresario, se encargó de dirigir los esfuerzos para obtener la aprobación mundial, mediante nuevos tratados internacionales, de las asignaciones de órbita y espectro de los satélites para los servicios de navegación basados en el espacio (1987) y para las transmisiones radioeléctricas por satélite directas a las personas (1992).

En 1994 , se sometió a una cirugía de reasignación de sexo, ¿por qué? Cierto día, Bina (su mujer) le confesó a Martin que se había enamorado de una mujer y que era lesbiana. Martin no podía creerlo y, sobre todo, no podía resignarse a perder al amor de su vida. Recordó entonces que, cuando era adolescente, había ocasiones en que deseaba con todas sus fuerzas ser una mujer. No le gustaban los hombres. Quería tener el cuerpo de una mujer y tener como pareja a una mujer. ¿Y si cambiaba de sexo? Comenzó a hormonarse y a ir al psicoterapeuta y en 1994 se realizó la operación de cambio de sexo. Al comenzar a vestirse de mujer, varios de sus vecinos dejaron de hablarle y sus hijos eran objeto de burlas en el colegio. No obstante, Martin, que ya era Martine, se ganó una vez más el amor de Bina.

[Imagen de Martin Rothblatt antes del cambio de sexo. Fuente: internet]

Rothblatt también es una voz conocida por la innovación médica y farmacéutica. En 1994, motivada por el diagnóstico de hipertensión pulmonar que amenazaba la vida de su hija Jenesis. Martine Rothblatt utilizó todos sus recursos económicos y contactos para encontrar una cura.

Solicitó propuestas de investigación y ofreció becas. Fundó United Therapeutics, una empresa biotecnológica centrada en la investigación, desarrollo y venta de medicamentos para personas con enfermedades crónicas, cardiovasculares y cáncer y en donde, en estos días, afinan el modo de trasplantar órganos de cerdos a humanos.

De transgénero a transhumanista

Compró la patente del único medicamento en pruebas de aquella época, “unos polvos inservibles”, le dijeron. Ahora esos polvos no solo han salvado la vida de su hija, que le habían dicho que no superaría la veintena, sino que es un negocio que le genera millones de dólares al año.

De forma paralela, esta “ejecutiva con senos de adolescente”, como ella misma se describe, no dejaba de reflexionar sobre su “proceso trans.” En 1995 publicó un manifiesto titulado El apartheid del sexo: “los genitales son tan irrelevantes para el papel de uno en la sociedad como el tono de piel. Por lo tanto, dividir a las personas en hombres y mujeres es tan equivocado como dividirlos en blancos y negros”, afirmaba. Y proponía utilizar Pn., como abreviatura de persona, en lugar de Mr. o Ms. (señor o señora). Y en lugar de catalogar como “transgénero” a alguien como ella, sugería utilizar el concepto “transhumanista.”

[Portada del manifiesto: “El apartheid del sexo“]

El 16 de mayo de 2018, la ya renombrada Martine Rothblatt recibió el título de Doctora en Ciencias Comerciales, honoris causa, en la 186ª ceremonia de graduación de la Universidad de Nueva York en el estadio de los Yankees. Y en 2019 fue reconocida como una de las personas LGBTQ+ más poderosas por Business Insider dentro del mundo de la tecnología.

Bina 48, el robot de su vida

También comenzó a interesarse por la Inteligencia Artificial buscando prolongar la vida humana indefinidamente. ¿Qué tal si cada uno tuviera un robot a su imagen y semejanza, física pero también espiritual? ¿Quién dijo que las máquinas no pueden tener conciencia? En su Terasem Movement Foundation han creado ya un robot “igual” a Bina. Se llama Bina48 y, después de muchas entrevistas a la Bina de carne y hueso, ha adquirido varias de las “características espirituales”, según Martine. Reconoce la voz de familiares y amigos y “tiene sentimientos hacia ellos.” Todavía le falta mucho para llegar a ser como su esposa, pero cuando lo logre, “Bina jamás morirá. Quizá enterremos a la de carne y hueso, pero jamás al robot”, dice con naturalidad cuando le piden explicar su proyecto.

[Imágenes de Bina48. Fuente:CBS News]

Terasem, por cierto, es una religión “futurista” que promueve “el respeto a la diversidad, sin sacrificar la unidad.” Cree que el ser humano no es el límite, sino el punto de partida para ir a más. Dice su doctrina: “la vida tiene un propósito; la muerte es opcional; Dios es tecnológico; el amor es esencial.” Por lo pronto tiene 50 seguidores (empleados suyos) y cuatro “templos” (residencias para reunirse una vez al mes y meditar).

El sueldo anual de la Martine, a la que sus cuatro hijos siguen llamando papá, es de 38 millones de dólares, lo que le llevó a convertirse en la mujer mejor pagada de Estados Unidos (por encima de Marissa Mayer, de Yahoo!, que en el mismo año cobró 25 millones de dólares). La multimillonaria, singular y exitosa Martine tiene casi 60 años y no piensa en su jubilación. Porque aspira a la vida eterna.