Estamos de Black Friday y nuestra cartera lo sabe. Ofertas por todos lados: televisiones, smartphones, consolas, videojuegos, aspiradoras…. y smartwatchs. Hasta hace no mucho este complemento no llamaba la atención del gran público debido, principalmente, a sus precios prohibitivos. Pero, en los últimos años, la irrupción de compañías chinas en este mercado ha abierto un mundo de posibilidades.

Porque como el saber los pasos que damos, las pulsaciones que tenemos en reposo y las calorías que hemos quemado en la última clase de spinning es algo que nos gusta tener bien medidos (lógico, por la salud es lo primero), el sector no ha dejado de crecer porque la demanda se ha disparado en los últimos tres años.

Que si Xiaomi, que si Huawei, que si Realme… y todas estas marcas traían bajo el brazo modelos de smartwatchs que podían comprarse, ya que la horquilla de precios era amplia, muy amplia.

Y sí, todo esta vuelta y presentación de los relojes inteligentes es para anunciar que Redmi ha anunciado su primer smartwatch, después de llevar años lanzando smartphones -como submarca de Xiaomi- con una genial relación calidad / precio.

El modelo anunciado por Redmi se lanzará el día 1 de diciembre en China con un precio oficial de 45 dólares (299 yuanes). Su diseño llama la atención, porque es estético y cuidado, tiene una pantalla de 1.4 pulgadas con los bordes curvados, y el panel será AMOLED, genial para dar una buena calidad de imagen y a la vez consumir muy poca batería.

Tendrá NFC (para poder hacer pagos con el reloj), Bluetooth 5.0, sensor de ritmo cardíaco, resistencia al agua (hasta 50 metros), y una autonomía que puede ser de 7 días (en modo normal) o de hasta 12 días (si es en modo ahorro).

Con un sólo un botón en la lateral el Redmi smartwatch está pensado para usarse de forma táctil y, sobre todo, a través de su aplicación de móvil, ya que dependerá mucho de nuestro teléfono.