Nuestra casa, refugio, “nuestra cabaña”. Ese lugar donde eres tú, somos nosotros, convivimos y nos sentimos seguros. Una época en la que quedarse en casa ha sido una obligación y yo me pregunto, ¿dónde quedaron las excusas para poder hacer la de manta y netflix? Quizá, frente a este cambio, lo normal era pensar que viviendo con tu pareja, más tiempo en casa significaba más tiempo de intimidad pero… ¿y si estábamos equivocados?

Apatía, tristeza, aburrimiento, desórdenes alimentarios, exceso de limpieza, comportamientos sexuales anormales, desconfianza social, angustia, etc. ¿Os sentís identificados con alguno en estos días? Estos comportamientos son los más habituales en animales en cautividad.

Está demostrado que muchas especies de animales salvajes no se reproducen en cautiverio. Un ejemplo son los osos panda , donde su mayor problema reside en la falta de ese espacio abierto y en su inocencia. Y es que el sexo con los pandas ocurre con tan poca frecuencia que el acto casi nunca es presenciado por otros pandas, dejándolos con muy poca información sobre cómo hacerlo. Con la esperanza de darles unas pistas, los científicos de los centros de cautividad les han puesto lo que denominan “porno panda” a modo de fuente de inspiración.

Pero dejando de lado que no somos adorables pandas, es normal que frente a la ansiedad, la incertidumbre y el confinamiento se nos haga más complicado sentirnos sexys, pero no pasa nada. Un estudio de Kinsey Institute, llamado Sex and Relationships in the Time of COVID-19”, analizó que un 38%, de los 1.200 personas que participaron en el estudio, están teniendo menos relaciones sexuales desde que comenzó la pandemia, y donde el 66% del total dice que la intimidad y la conexión en la pareja está siendo más importante que nunca, convirtiéndose en algo prioritario en la relación.

Pero ¡no todo es sexo, parejas! Una de las conclusiones del estudio es que ante ese agobio por la falta de apetito sexual, debemos entender que es el momento de encontrar el equilibrio entre el individuo (tú) y la pareja (vosotros). Algo que es posible a través de un ejercicio de comunicación y organización.

Lo que parece estar claro es que durante este confinamiento a nivel personal y sexual hemos experimentado con el cibersexo (ojo con el Zoombombing y el riesgo de compartir imágenes en videollamada) y con los juguetes sexuales. O eso afirman los datos.

¿Puede cambiar mi relación tras la pandemia?

Esta es una pregunta muy difícil ya que nunca antes hemos experimentado algo así. Algunos solos, otros con sus familias, compañeros de piso o parejas; es decir, diferentes circunstancias para cada uno. Los habrá que lo retomarán todo como si no hubiera pasado nada y sólo pensarán en aprovechar el tiempo “perdido” al máximo; a la contra, tendremos los que necesitarán más que nunca su tiempo y su espacio. Espero que este post sirva de reflexión, ya que comenzamos a salir, a tener mayor margen de movimiento y, por fin, a reencontrarnos con nuestros seres queridos.

Pero de cada uno depende el qué hacer y el cómo vivir esta experiencia para encontrarnos más en sintonía con lo que queremos. Dar un sentido a estas semanas (el ejercicio individual y la espera) ojalá sirva de refuerzo para la relación y para hacer crecer la confianza en uno mismo como punto de apoyo.

No me olvido de los solteros y solteras que, durante este tiempo, pueden haber enfrentado momentos de ansiedad, frustración sexual o soledad. Estar solo no significa necesariamente sentirse solo. Las aplicaciones para citas también pueden ser una buena forma de iniciar relaciones en un momento así. Coquetear y chatear sin reunirse puede añadir un nivel de emoción para algunos; esa “chispa” o punto de imaginación que a las parejas en confinamiento les resulta tan difícil de crear; mientras que reduce la ansiedad para otros. El hecho de que uno invierta tiempo en conocer a la otra persona sin pasar tiempo físicamente puede aliviar la presión de la futura cita.

Y, ¿qué dice nuestro comportamiento sobre esto?

Mientras, en España y en otros tantos paises, frente a las “crisis” del papel higiénico y la harina (hemos vivido en tiempos de levadura); tenemos el caso de la escasez de preservativos en países como Reino Unido y Alemania. La demanda de este producto fue una de las compras del pánico ante la posibilidad de quedarse sin suministros. Ritex, el mayor productor alemán de profilácticos, aseguró que en comparación con marzo del año pasado, sus ventas de condones se duplicaron. El lubricante también está teniendo más demanda. “particularmente son los paquetes grandes los que han tenido mejores ventas”, afirma la compañía.

[Datos del aumento de búsquedas en Pornhub en todo el mundo. Fuente: Pornhub]

Páginas como Pornhub han redactado un informe interactivo con datos diarios sobre los cambios de tráfico de su web, y donde podemos observar la tendencia a nivel global y por países, como por ejemplo Italia o España, con el aumento de visitas en comparación con el pasado año.

Curiosamente la afluencia de visitantes que buscan la palabra “Coronavirus” dentro del buscador de Pornhub se ha disparado, donde destaca Eslovaquia como el país que más ha visitado esta sección en el buscador. En este tiempo, el famoso buscador además ha promovido el sexo limpio y seguro y, para alegría de muchos, regaló sus suscripciones de pago durante las semanas más duras del confinamiento.

[Datos del aumento de búsquedas en Pornhub en España. Fuente: Pornhub]

Una de las cosas que estamos aprendiendo en esta pandemia es que somos muy dependientes de las relaciones sociales (somos muy de abrazar) . Y lo que realmente queremos hacer es volver a ver a los nuestros, pero sabiendo que ello no nos pone en peligro ni a nosotros ni a los que nos importan. Cuidaos mucho, lavaos bien las manos y ¡no os toquéis la cara!