Actualización: La Crew Dragon se ha acoplado satisfactoriamente a la Estación Espacial Internacional y los astronautas se encuentran sanos y salvos en su destino. Ahí estarán durante 6 meses.

Hace 20 años el controvertido (y muy querido en esta revista) Elon Musk soñaba con una empresa que conquistara el espacio, que alcanzara la gloria tal y como la NASA hiciera el pasado siglo, y que lanzara cada año astronautas al cielo y más allá. Pues bien, estamos en 2020 y ya podemos confirmar que el sueño de Elon se ha cumplido.

Tras el éxito que supuso la Crew Dragon hace unos meses -recordad, esa misión que llevó a dos astronautas a la EEI con el único fin de demostrar que podían hacerlo-, ahora SpaceX, la empresa de aeronáutica propiedad de Elon Musk, ha vuelto a conseguirlo.

SpaceX será la encargada de suministrar a la nueva estación espacial lunar
[Momentos previos al lanzamiento – Crédito: Unplash]

Y cuando digo que lo ha conseguido me refiero a que ha vuelto a poner seres humanos en espacio de forma satisfactoria y sin incidentes. Concretamente hablamos de los astronautas Mike Hopkins, Victor Glover, Shannon Walker y Soichi Noguchi (los tres primeros de la NASA y el último perteneciente a la Agencia de Exploración Aeroespacial Japonesa), los cuales despegaron desde el Centro Espacial Kennedy de la NASA en Florida abordo del cohete Falcon 9 de SpaceX.

El despegue y la salida de la Tierra fueron perfectamente, encontrándose ahora mismo en la órbita del planeta y con la vista puesta en su meta final: la Estación Espacial Internacional, la cual alcanzarán durante el día de hoy.

Como suele ser habitual, el propulsor del Falcon 9 aterrizó a los pocos minutos en mitad del océano atlántico, exactamente en el barco de la compañía “Just Read the Instructions” (es español, tan sólo lee las instrucciones). Y la idea es que este propulsor sea utilizado de nuevo para la misión Crew-2.

Donde ver el despegue de la Crew Dragon Simulation
[Imagen de la anterior misión de la Crew Dragon – (SpaceX/NASA)]

Lo importante de esta misión es que, aunque es el segundo vuelo tripulado de SpaceX al espacio, esta es la primera misión de larga duración de la nueva nave espacial Crew Dragon, ya que como antes os recordé la primera duró apenas un par de meses, debido a que su objetivo era demostrar que la capsula y el cohete eran seguros.

Aun así, y tal y como explican en The Verge, algunos funcionarios de la NASA dudan en describir a la Crew Dragon como nave totalmente operativa, debido a las importantes a las pérdidas recientes de dos transbordadores espaciales (Challenger y Columbia).

Eso sí, lo que está claro es que SpaceX está cada vez más cerca de su objetivo final… y el lanzamiento de ayer es el ejemplo perfecto.