Si fuisteis de los que tuvo una Wii U lo más seguro es que jugases al Super Mario 3D World, el único juego nuevo que salió de Mario Bros en dicha consola. Yo lo tuve, y lo disfruté como un niño, ya que si bien la historia lo recuerda como un lanzamiento menor la verdad es que presentaba candidatura al GOTY, porque bueno era un rato.

Por fortuna la Nintendo Switch está arreglando el problema de ventas que tuvo la Wii U, ya que lo más doloroso de aquello fue que muchísima gente se quedó sin disfrutar de verdaderas joyas por culpa de no tener la consola. La dirección en Nintendo lo tenía presente y con el exitazo que está siendo Switch la política es clara: relanzar todos juegos de Wii U que merecían la pena.

De esta decisión nos ha llegado, de nuevo, Super Mario 3D World. Y os diré que no sólo es tan bueno como entonces, sino que ahora es incluso mejor, porque la velocidad de personajes ha sido algo modificada y porque han incluido nuevo contenido: el DLC de Bowser’s Fury. Vamos a ver que tal está.

Uno de los mejores diseños de la saga Mario Bros

En su momento se ninguneo su lanzamiento, seguramente por situarse dentro de una generación que vendió mucho menos de lo esperado. Y lo que se desconoce se suele despreciar. Pero, ay amigo, qué bueno es el Super Mario 3D World.

El diseño de niveles va de menos a más, siempre con una simpleza en la presentación que invita a explorar cada rincón del nivel, pero sin agobiar ni perder al jugador. Y ahí radica la brillantez de este juego.

A través de la presentación clásica de los Mario, con diferentes mundos -diferenciados por temáticas- y niveles -obligatorios y opcionales- el juego se ve familiar, accesible y divertido. Como siempre, superar las pruebas es fácil, alcanzar la perfección en monedas, enemigos y tiempo es ya otro cantar.

Retoques que lo hacen aún mejor

El original si de algo pecaba era de ser un poco lento. En el movimiento del personaje uno se daba cuenta. No molestaba, pero si se sentía algo raro si venías de jugar a otros Mario (como era mi caso).

Pero esto no es un problema, porque ahora nuestro fontanero va como un tiro, o lo que es lo mismo, se maneja mejor que nunca. Preciso, ágil y con ese toque tan Mario Bros.

Además, en lo técnico también ha mejorado, ya que en Nintendo Switch el juego va a 1080p y 60 FPS cuando lo conectamos a la televisión, y si jugamos en pórtatil funciona a 720p y 60 FPS. La verdad es que no hay queja en el apartado técnico. Se ve y se juega muy bien. Pero si queréis un análisis más detallado, echad un ojo al vídeo que os he dejado antes.

Bowser’s Fury es la antesala de algo más grande

Lo verdaderamente novedoso del relanzamiento de Super Mario 3D World es el DLC (o expansión) Bowser’s Fury, el cual se puede jugar de inicio, una vez arrancamos el juego, ya que en el menú nos permiten elegir si queremos jugar al juego base o a la expansión.

Y la cuestión es que Bowser’s Fury es una pasada. No me creo que sea un mero DLC, sino que parece que es una prueba por parte de Nintendo de ver que tal funciona un Mario de mundo abierto en 3D. Y la cuestión es que va como un tiro.

Súper fluido (1080p y 60FPS casi todo el tiempo), con una enorme variedad de enemigos y tareas por hacer, nosotros encarnamos a Mario y nuestra tarea es ayudar a Baby Bowser, porque su padre (Bowser) se ha transformado en un ser gigante y mucho más malvado de lo habitual. Por supuesto, la forma de traerlo a la normalidad será consiguiendo Soles Felinos -las estrellas de toda la vida- para que nos den acceso a las campanas felinas que nos permiten darle una paliza de tú a tú a un Bowser desatado.

Lo repito, la expansión es tan buena y tan prometedora que tengo claro que es un globo sonda de Nintendo para lanzarnos algo mucho más grande de aquí a no mucho tiempo.

Conclusiones

Esta conclusión va a ser sencilla: ¿Tienes una Nintendo Switch? Cómprate el Super Mario 3D World. ¿Te gustan los plataformas? Estas tardando en comprar el Super Mario 3D World.

Quitando los jugadores que ya lo tuvieron y lo disfrutaron en Wii U -que en ese caso no tendría demasiado sentido pagar el precio completo del juego por jugar sólo a la expansión por muy buena que esta sea- creo que en este 2021 tan vacío el Super Mario 3D World es una compra casi obligada.