Si alguna vez, navegando por Instagram, te ha dado la sensación de que estabas viendo una portada de Metal Hurlant o has recordado una viñeta de Cimoc o El Víbora, probablemente hayas dado con una publicación de Tomás Aciego.

Tommy, como le conocí hace casi 10 años, era un turntablist entregadísimo, finalista de la DMC y, aunque diga que aprendió a organizar su tiempo cuando empezó a estudiar en la universidad de Diseño de Colombia en 2014, entonces ya se podía pasar 8 horas al día repitiendo el mismo scratch hasta perfeccionarlo.

[Cortesía de Tomás Aciego]

Yo no se lo dije nunca pero recuerdo que ese día en su casa descubrí que hacía falta algo más que talento bruto para ser excepcional en algo. Había que ser un “Tommy”. Obsesivo, disciplinado y cabezota como una mula.

Hace unos 6 años, tras su mudanza a Colombia, Tommy cambió el turntablism y la producción musical por el arte 3D, creando imágenes y clips que combinan el erotismo del cómic de fantasía y ciencia ficción de los 70, 80 con las texturas suaves y artificiales del arte digital.

La combinación de estilos sumergen al espectador en una fantasía erótica plastificada en una pantalla pero que conserva el olor de las páginas viejas de un cómic escondido en el fondo del armario.

¿Qué te impulsó a dejar a un lado la música y los motion graphics para meterte de lleno en el 3D?

En 2014 me fui a vivir a Colombia. En España estábamos todavía saliendo de la crisis. Fueron unos años de mucha incertidumbre, sobre todo para la gente joven. Así que decidí marcharme fuera a probar suerte. Era la primera vez que vivía fuera de Madrid y este tipo de experiencias le hacen a uno moverse y buscar cosas nuevas. Al llegar allí decidí probar con algo diferente.

[Cortesía de Tomás Aciego]

Antes de irme a Colombia trabajé en España durante muchos años en televisión, primero como informático y luego como grafista y me decanté por el 3D porque ya tenía unos mínimos conocimientos previos. Poco a poco me fue enganchando y motivando cada vez más, hasta convertirse en mi actual profesión. 

Respecto a la música, todos sabemos que es una profesión muy desagradecida, sobre todo cuando haces cosas más underground. He visto decenas de casos a mi alrededor de gente muy buena que no ha podido llegar a ganarse la vida con ello. Así que tuve que tomar la decisión de dejar de dedicarle tantas horas a practicar con los platos o a hacer beats para dedicarlas al 3D.

¿Descubriste a algún artista que te inspiró en aquel momento?

En 2014 estaba bastante flipado con Jimmy Edgar, productor musical de Detroit. Aparte de su música, también me fascinaban las portadas de sus singles y Ep’s. Investigando y tirando un poco del hilo en Internet, descubrí que eran reproducciones de Stanislaw Fernandes y a partir de ahí descubrí todo una ristra de ilustradores y artistas completamente desconocidos para mí como Yukio Kitta, Pierre Barraya o Jim Buckles. Creo que eso fue el comienzo de todo. 

[Cortesía de Tomás Aciego]

Dices que aprendiste estudiando en Colombia y con tutoriales de YouTube. ¿Cómo fue esa etapa? Cuánto tiempo dedicaste a transformarte y qué objetivo tenías en mente para seguir adelante sin desanimarte?

Aprendí buceando en internet y haciendo tutoriales. Una de las cosas que hice nada más llegar a Colombia, además de ponerme a tope con el 3D, fue matricularme en la carrera de Diseño en una universidad española que ofrecía metodología online. El matricularme formó parte de esa búsqueda de nuevas motivaciones e inspiraciones, sin duda una experiencia muy enriquecedora.

Fue una etapa en la que aprendí mucho, sobre todo a organizarme bien el tiempo. Debía compaginar mi trabajo de oficina como grafista en un canal de televisión colombiano, con el estudio de la carrera y el desarrollo de mi trabajo personal. 

Respecto al tiempo que dediqué a esa transformación, durante el primer año le dedicaba unas 6 horas al día solo a hacer tutoriales, el resto del tiempo a proyectos personales, trabajar y sacarme la carrera, además de disfrutar y conocer Colombia, un país que me acogió muy bien y al que le tengo mucho cariño. 

Una vez entendí bien ciertos conceptos del software, ya no dedicaba tantas horas a entrenar con tutoriales y podía centrarme más en mis proyectos. La evolución fue un proceso bastante natural, me iba poniendo pequeñas metas y las iba cumpliendo, pensaba “voy a hacer esto” y no paraba hasta conseguirlo y así sucesivamente hasta el día de hoy.

[Cortesía de Tomás Aciego]

Creo que el truco para no desanimarme fue tomármelo como un hobby, tomármelo con tranquilidad y no ponerme metas muy difíciles, sobre todo al principio. El truco para esto y cualquier cosa es ser constante, si dedicas una serie de horas al día a una actividad terminas aprendiéndola. Sin más.

¿Nos puedes decir qué programas usas y tú equipo o es secreto de estado?
Trabajo principalmente con Cinema 4d con motor de render Octane y After Effects para la postproducción. 
Respecto al equipo, tengo un PC de gaming  con procesador I7 – 6800K, 64Gb de Ram y dos Nvidia Titan X Pascal en SLI Bridge. Sin duda la mejor compra que he hecho en mi vida.

[Cortesía de Tomás Aciego]

¿Haces tú el sonido de tus obras o colaboras con músicos e ingenieros de sonido?

Normalmente lo hago yo. No suelo necesitar audios muy complejos ya que son para videos cortos. En alguna ocasión me han echado una mano colegas que saben más que yo, como Fearz o mi amigo ingeniero de sonido Miguel Calvo.

En tu obra se pueden ver toques de Richard Corben, Liberatore (yo era fan enfermo de Rank Xerox) y otros artistas de cómics cómo Metal Hurlant o Heavy Metal. ¿Me equivoco? ¿Qué otras referencias te inspiran y como entraste en ese mundo porque son cómics que te pillaría joven…?

Hay muchas referencias provenientes del cómic. Pero si he de mencionar una publicación que ha sido como una biblia para mí es la revista Víbora. Gracias a esta publicación o publicaciones como Cimoc, descubrí desde bien pequeño a dibujantes como Manara, Moebius, Libertatore, Juan Giménez o Sorayama, entre otros.

[Cortesía de Tomás Aciego]

También he tenido mucha influencia del manga. Hubo un estallido de publicaciones y distribución de películas a mediados de los noventa junto con el estreno de Akira y eso me marcó muchísimo. Me pilló con 11 o 12 años y flipaba con todas las películas. Desde Akira a Ghost in the Shell, Ninja Scroll, pasando por mi manga favorito Hokuto no Ken, una cinta que me influenció mucho fue Robot Carnival.

¿Y videojuegos? Yo siempre digo que algunas de las experiencias más bonitas de mi vida las he vivido en el Final Fantasy y el GTA. ¿Cuáles dirías que son lo que más te han influido en tu trabajo?

Es muy difícil ya que podría enumerar cientos de juegos, pero por ser breve diría sin duda la saga Street Fighter, sobre todo Super Street Fighter 2 Turbo, Capcom vs SNK 2 y Street fighter III third strike. También todo el universo Capcom: Captain Commando, Final Fight, Cadillacs & Dinosaurs, Battle Circuit y Power Stone, entre otros. 

Final Fantasy VII es otro de esos juegos que recuerdo con gran cariño, hasta ese momento nunca me interesé por los RPGs y fue el primer juego al que jugué con combates por turnos, me pareció increíble. Gracias a ese juego comencé a ser un amante del género. 

[Cortesía de Tomás Aciego]

Half – Life es otro de esos títulos que me ha marcado de por vida, es un juego que todo el mundo debería jugar, hoy en día me sigue pareciendo muy revolucionario. Otro juego que me encanta es Counter-Strike, sin duda es uno de los juegos online que más he disfrutado jugando con amigos; también Doom, la saga Metal Gear, Resident Evil (sobre todo el 4), GTA Vice City y San Andreas, la saga Dark Souls y por último un juego bastante desconocido y que es uno de mis favoritos: God Hand, del desaparecido estudio Clover. Brutal.

Seguro que coincidimos en el arte 9 de Hilarión Eslava porque tú eras vecino. Además de los cómics, sé que estabas metido en el mundo de las cartas Magic y tal. ¿Jugabas al rol o Warhammer?

Coincidimos seguro, recuerdo verte en la parte de abajo de Arte 9 jugando Necromunda (risas). Sí, Magic jugaba (aunque bastante mal), sobre todo las coleccionaba. Warhammer también le di.

Fueron unos años muy guays en los que nos íbamos a pasar las tardes a tiendas de cómics cuando salíamos de clase. Al Rol jugué un par de veces y me pareció bastante guapo pero prefería los videojuegos.

Todo lo que era marginal es mainstream ahora. ¿Qué aficiones tenías de pequeño por las que te miraban raro y que ahora se han vuelto ultra populares?

[Cortesía de Tomás Aciego]

Pues yo creo que todo lo anteriormente mencionado, videojuegos, cómics, cine de terror y ciencia ficción… Si hay algo que me hacía sentir diferente en aquella época era que me gustaba profundizar en los temas, tanto en cine, música o cualquier ámbito. Normalmente los chavales de mi edad consumían lo que estaba de moda, sonaba en la radio o en la tele. Yo no. 

Las mujeres y en concreto el cuerpo femenino ocupa casi el 100% de tu obra. ¿Por qué dirías que es así?

No lo sé. Simplemente es así. Quizás sea una manera de homenajear a todos los artistas que me influenciaron años atrás como Milo Manara o Hajime Sorayama.

Hay un alta carga erótica en las protagonistas de tus obras. Dices que es una crítica a los ideales de belleza impuestos por la sociedad o Instagram pero ¿no te han acusado alguna vez de aprovecharte de ese discurso para objetivizar el cuerpo de la mujer?

Una vez leí un comentario al respecto. Esa no es mi forma de pensar ni lo que quiero transmitir con mi trabajo. Como dices, se trata de todo lo contrario: una sátira exagerada hacia los cánones estéticos actuales y el culto al cuerpo. La sociedad y los medios dictaminan cómo han de ser los cánones de belleza físicos e incluso psicológicos, lo que se traduce en una obsesión por proyectar una versión distorsionada de uno mismo. Es mi forma de retratar cómo nos proyectamos en las redes sociales hoy en día.

[Cortesía de Tomás Aciego]

Has colaborado con La Zowi, Miss Nina, Putochinomaricón, el fotógrafo Filip Custic y la diseñadora María Simún. ¿estás colaborando en algún proyecto de algún artista ahora mismo?

Ahora mismo estoy trabajando en un videoclip junto con un amigo para una artista musical. 

¿Con quién te gustaría trabajar?

James Cameron

Hay una escena muy fuerte de artistas 3D en estos momentos y en España especialmente. ¿Qué artistas españoles nos recomiendas seguir?

Xavier y Daniel Cardona, Daniel Benza, Darío Alva, Andrei Warren, Diego Navarro, Sevi ko Domovochevsky, Diego L Rodriguez.

¿E internacionales?

Oleg Vdovenko, Vitaly Bulgarov, Ash Torp, Sam Rolfes.

¿Estás trabajando en algún proyecto personal que nos puedas contar?

Sí, estoy trabajando en un corto de animación, que espero sacar dentro de poco.