Estamos acostumbrados a hablar de Samsung, Xiaomi, Huawei y Apple, y es lógico, ya que éstos acaparan nuestro mercado sin apenas dejar nada a los demás. La cuestión es que, pese a su enorme poder, no son los únicos, y muestra de ello es Transsion, un fabricante que, con todo en contra, ha conseguido hacerse con todo un continente.

Xiaomi y Oppo están muy pensadas para su público, mayoritariamente asiático; Huawei y Samsung tienen al público asiático muy en mente, pero sin olvidarse del occidental, donde también venden muchísimo; y luego tenemos a Apple, la cual sólo piensa en el occidental. Y con esto, parece que estaríamos todos, ¿verdad? Pues ahí es donde entra Transsion, la cual echó la mirada a aquel lugar que todos habían obviado: África.

[Idioma, color, economía… los modelos occidentales no estaban cubriendo necesidades – Crédito: Unplash]

La aventura de Transsion en África comienza en 2017 cuando, decidido a conquistar ese territorio, comenzó por probar suerte en el mercado subsahariano. Y, como les fue maravillosamente bien, extrapolaron la idea a toda África. Viéndolo con perspectiva, tiene bastante sentido.

Población casi exclusivamente negra, idiomas y alfabetos propios, economías emergentes que no pueden permitirse un smartphone de 200 euros… como vemos en esta breve lista las diferencias con América, Europa o gran parte de Asia son claras. Y es ahí donde atacó el joven fabricante.

Lo primero que hicieron fue desarrollar una línea de productos muy barata, con smartphones que rondaban los 20/30 euros, con pantallas que no eran táctiles y con cámaras muy básicas, pero que seguían siendo teléfonos inteligentes con WhatsApp, Facebook y todas las aplicaciones de moda.

[Crédito: Unplash]

Segundo, se enfocaron en el idioma y en el alfabeto, siendo los primeros en ofrecer a sus usuarios el teclado en amárico (cosa que les catapultó en ventas). En estos dos años han aumentado su lista de idiomas con la incorporación del swahili y el hausa.

Tercero, las cámaras. Uno de los grandes problemas que reportaban los compradores en África es que las cámaras de los móviles no estaban pensadas para ellos, por tener la piel más oscura, ya que para poder enfocarse bien quemaban la imagen. Así que en Transsion decidieron investigar y, recopilando las fotos que sus clientes les daban, desarrollaron un software exclusivo para sus clientes. Ahora, por muy oscura que tengas la piel, sus terminales hacen un buen trabajo inmortalizando el momento.

Cuarto, capacidad de hasta cuatro SIMs. Como en África el objetivo es abaratar costes al máximo y tener cobertura en sitios de muy difícil acceso, gran parte de la población utiliza diferentes operadores, los cuales les permiten ahorrarse unos euros en llamadas y, dependiendo de donde se encuentren, optar por una cobertura u otra.

Y, al igual que otras compañías antes, una de las acciones que han llevado a cabo en este tiempo ha sido diversificar sus productos a través de tres marcas: Tecno, Infinix e Itel. Cada una de ellas pensada para un tipo de público, y mal no les ha ido, ya que de los 10 modelos más vendidos en el continente, 8 de ellos son suyos (datos de 2019) y, además, poseen el 40% de la cuota de mercado actualmente.

El mundo es enorme y las oportunidades abundan para aquellos que saben a dónde y qué mirar. Y ejemplo de ello es Transsion, que aun siendo china encontró su hueco en África.