La guerra de Irak dejó muy tocado al ejército americano. Un país pobre en mitad de Oriente Medio en el que no había ni rastro de armas nucleares no era una amenaza real para nadie, y el pueblo americano -y el mundo entero- se dio cuenta. Esto pasó factura y la percepción de las antes orgullosas tropas cambió para toda una generación.

En un primer momento esto no afectó demasiado al ejército, ya que ellos siguieron recibiendo sus cuantiosas partidas presupuestarias, pero a la larga sí se ha demostrado que su mala imagen les ha dado un golpe crítico que se traduce en cuarteles vacíos.

Los jóvenes ya no quieren alistarse en el ejército. El cuerpo militar ya no es un lugar atractivo. El Tio Sam lleva años esforzándose pero las nuevas generaciones no le cogen el teléfono ni le responden a los WhatsApp, no quieren saber nada de él, ni de sus necesidades. ¿Y qué es un ejército sin soldados? Pues nada.

Twitch, el arma secreta del ejército para reclutar soldados Twitch para reclutar soldados

Pero en la cúpula militar no han tirado la toalla, ya que desde hace unos años están probando una nueva táctica. Una que no es de carteles en la calles sino de equipos de eSports y competiciones online retransmitidas a través de Twitch. El ejército ha descubierto donde vive su público objetivo y están yendo a por todas.

Pero antes de meternos en el tema de Twitch debemos irnos unos años atrás, más concretamente a 2002, ya que fue la primera vez que el ejército americano decidía meterse en el mundo gaming para empezar a tantear el terreno. Su estrategia fue lanzar America’s Army, un juego de disparos en primera persona diseñado para dar a los jugadores una muestra de la vida como soldado. El juego fue un éxito con varios millones de usuarios.

En 2005, según datos oficiales, alrededor del 40% de los soldados alistados dijeron que habían tenido experiencia previa con el juego, y en 2018 su juego secuela había sido probado por más de 15 millones de jugadores.

¿Twitch para reclutar soldados? Al ver el potencial que tenían los videojuegos tradicionales el siguiente paso era lógico: los eSports y el streaming. Y eso hicieron. Con equipos competitivos en la marina, las fuerzas aéreas y el ejército, hasta hace poco realizaban retransmisiones en directo en Twitch de reclutas que jugaban a juegos como el Counter-Strike: Global Offensive.

La cosa es que esta estrategia no es propiedad exclusiva del ejército americano, ya que las fuerzas armadas del Reino Unido también llevan unos años imitando el modelo norteamericano, aunque con menos medios y con un presupuesto mucho menor. Aun así se han colado en forma de publicidad en las revistas oficiales de PlayStation y Xbox y en junio de este año gastaron 121.000 libras en una empresa de realizaciones para producir cuatro eventos en directo en plataformas como Twitch y Mixer.

Además de ser un reclamo y un caladero de futuros reclutas, desde el ejército han dejado claro que este método permite discernir entre los buenos y los malos soldados, ya que la concentración, la precisión y la agilidad mental son aspectos clave para su futuro trabajo.

Las nuevas tecnologías están ahí y el mundo cambia demasiado deprisa, por lo que no podemos criticar al ejército con este tipo de acciones, aunque sin duda sí que dan lugar a una discusión sobre la moral y la ética al publicitarse en plataformas donde hay muchos menores de edad. El debate está servido, ¿vosotros qué opináis?