2021 está siendo un año muy complicado para toda la industria de la electrónica, pero sin duda uno de los sectores que más han sufrido es el de hardware de videojuegos. Y en esta turbulenta época hay una consola que brilla: La Xbox Series S.

(Casi) Toda la potencia de la nueva generación pero en chikito

7 años después del lanzamiento de la Xbox One, Microsoft nos presentó su apuesta para la nueva generación de consolas: Xbox Series X y Series S. Como ocurría con sus predecesoras, la X implica más potencia, la S menor precio.

La Xbox Series X promete una potencia excepcional en 4k e incluso altas tasas de refresco de pantalla llegando a 120Hz en títulos compatibles. La Xbox Series S, por su parte, se queda (de forma nativa) en 1440p, pero sin perder la capacidad de la alta tasa de refresco.

La otra gran diferencia reside en el almacenamiento: 1TB vs 512GB (Series X vs Series S), y el lector de discos que la chikita no tiene.

Xbox Series S vs Xbox Series X

Otra diferencia, por supuesto, es el tamaño: la Xbox Series X es un caja tirando a grandecita, aunque no tanto como la PS5. Por su parte, la Series S, no solo algo más baja, si no que además es bastante más delgada. Teniendo en general unas dimensiones mucho más comedidas.

Si eres un hardcore gamer puede que la diferencia potencia te resulte insalvable, pero un gran número de usuarios que siguen viendo en la generación anterior algo suficiente nunca llegarán a apreciar la diferencia, y esos centímetros extra de espacio en el salón… pueden agradecerlo, yo lo hago.

¿Pero por qué es la mejor?

Pues en un año marcado por la escasez de chis, poder acceder al hardware se convierte en una característica del producto. Ya que por muy bueno que sea tu producto, si no puedes comprarlo a su precio de venta original, ¿es tan bueno?

En los últimos meses conseguir una PS5, una Xbox Series X o una tarjeta gráfica ha sido harto complicado, el muy limitado stock desaparece en segundos y el mercado de los especuladores no ha ayudado en absoluto.

Sin embargo, la Xbox Series S se puede conseguir sin problemas en vendedores como Amazon. Lo cual la hace muy atractiva.

¿Entonces me tengo que comprar una Xbox Series S?

Pues si tienes ganas de jugar a los títulos nuevos, o renovar tu Xbox One, PS4 o anterior; no quieres tener que buscar el momento exacto para poder pillar una Series X o una PS5 en stock, o no te quieres dejar 500 lereles, pues la Xbox Series S es una opción excelente.

Además cabe recordar que existiendo el Xbox Game Pass, la plataforma de Microsoft resulta muy atractiva. Yo llevo unos meses con la Series S y el Game Pass y aún no he tenido que comprar ningún juego, lo cual, se agradece bastante.