Si ya vivíamos en la era de la desinformación, las teorías de la conspiración y los bulos, la crisis del coronavirus ha hecho que pasemos de hablar de “si la Tierra es plana” a si “las antenas de 5G producen la COVID19”. Cuestiones terriblemente estúpidas pero que tienen su público… y los creadores de estas locas teorías lo saben y, por supuesto, se lucran de ellas.

Los medios de propagación de los bulos son infinitos: WhatsApp, Facebook, Instagram, Telegram, Youtube, etc. Lo bueno de la tecnología también puede ser lo malo, y aquí tenemos un ejemplo. Las aplicaciones y redes sociales se usan para todo tipo de fines, y el de desinformar es uno de ellos. Por fortuna, parece que las empresas responsables de estas apps empiezan a entender que las Fake News, los bulos y la conspiración son un enemigo al que combatir.

Tras el anuncio de WhatsApp de limitar el número de reenvíos dentro de su aplicación (ya hablamos de ello y explicamos por qué esto no es censura), ahora llega Youtube, el gigante de los vídeos por streaming, y gran responsable de la desinformación que recorre la red. La empresa de Google quiere poner freno a un tema que se les había ido de las manos.

La solución que se pensó en Youtube es poner paneles de información verificada dentro de la aplicación para cada vez que un usuario busque un tema polémico. Tras probarla en la India y en Brasil, con buenos resultados, desde la compañía han decidido incorporar esta medida en Estados Unidos.

“La idea es que cuando los usuarios están buscando en YouTube alguna información específica les aparezca esos paneles con información veraz dentro de la aplicación y en ese mismo momento, y queremos incidir sobre todo en temas tan delicados como la COVID-19“, dice Neal Mohan, jefe de productos de YouTube, en The Verge.

15 curiosidades de Youtube para celebrar su 15 aniversario

La plataforma de vídeos dice que más de una docena de editores estadounidenses ya están participando en su red de verificadores, incluyendo medios como FactCheck.org, PolitiFact y The Washington Post Fact Checker. La red está abierta a cualquier editor que sea miembro de la Red Internacional de Verificación de Hechos (conocida como IFCN) y que firme su código de principios.

Parece que la gran propagación de bulos por el coronavirus ha sido el impulso que necesitaba Youtube para dar el paso, ya que hay miles de vídeos que atentan contra la salud y que los moderadores no podían frenar porque no daban abasto. El plan de la compañía es lanzar esta medida en otros países en un futuro cercano.